Valeo estuvo anoche al borde del desalojo policial

Valeo estuvo anoche al borde del desalojo policial
Un fiscal aceptó a última hora un compromiso gremial de definir hoy una salida al conflicto. Un alto ejecutivo advirtió que la autopartista podría dejar Córdoba.

Anoche a última hora, y luego de tensas discusiones por casi dos horas, el fiscal del distrito 4 Ernesto de Aragón aceptó postergar la ejecución del desalojo de la planta de la autopartista Valeo, luego de obtener el compromiso del grupo de empleados que impiden la actividad de la planta de que, hoy a las 9, analizarán en una asamblea, fuera de la fábrica, la última propuesta de la empresa para destrabar el conflicto.

Hasta las 23.30 se vivieron momentos de tensión en la planta de barrio Los Boulevares de la ciudad de Córdoba, adonde llegaron las autoridades judiciales acompañadas de efectivos policiales para desalojar el lugar, luego de dos denuncias formuladas por la empresa.

En el conflicto, ocasionado por el despido de 60 empleados desde noviembre, rige una conciliación obligatoria que el sector de empleados que protesta no ha cumplido, según el Ministerio de Trabajo de la Provincia. La empresa, por su lado, acordó ayer reincorporar a 45 de los despedidos y pagar un adicional por encima de lo que se acuerde en la paritaria metalúrgica (como lo ha hecho tradicionalmente y como exigían los empleados) desde mayo.

Anoche hubo numerosas instancias de negociación y los operarios se negaron a retirarse de la planta, hasta que se llegó al acuerdo señalado.

Toda la jornada de ayer estuvo plagada de versiones por el prolongado parate de Valeo, que afecta la provisión de las ópticas de muchos de los autos que se fabrican en el país.

Entre otras cosas, se supo que Valeo podría cerrar su planta si no se soluciona el conflicto salarial que mantiene paralizada a la empresa desde hace 18 días.

El conflicto se origina en un reclamo salarial impulsado por delegados alineados con partidos de izquierda, que piden un adicional extra por arriba de lo que se pacte en la paritaria de la UOM, que todavía no se cerró. El paro, con toma de la planta, divide al personal, ya que los administrativos que no están bajo el convenio de la UOM y también algunos operarios están en contra de la medida de fuerza. Los empleados venían cobrando un plus, pero la nueva exigencia salarial planteada por los delegados fue rechazada por la firma.

La posibilidad de que la autopartista de capitales franceses cierre su fábrica en Córdoba –proveedora de faros y ópticas de casi todas las automotrices del país– fue expresada por Alberto Corchero, director para Sudamérica de Valeo. El ejecutivo español, desarrolla su actividad en Brasil y se reunió ayer por la mañana con empleados y la Secretaria de Trabajo.

Comentá la nota