“No vamos a avalar al Colegio si pretende bajo un halo sanitario pelear por algo comercial”

“No vamos a avalar al Colegio si pretende bajo un halo sanitario pelear por algo comercial”
Así lo confirmaron desde el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos quienes mantienen una posición contraria al del Colegio. Además afirman que hay que actualizar la ley y que una farmacia más traerá más fuentes de trabajo y será beneficiosa para la ciudad
Ante la polémica que se generó a partir del anuncio de la apertura de una nueva farmacia sindical, vuelven a salir a la luz posiciones encontradas.

Cabe recordar que integrantes del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires solicitaron al intendente Miguel Lunghi poder ocupar la Banca XXI del Concejo Deliberante, para poder debatir con los concejales o por lo menos hacer un planteo sobre qué se trata la ley. Sin embargo, días atrás se llevó a cabo este pedido en el primer encuentro legislativo ordinario del año, pero cuando la titular del Colegio de Farmacéuticos, Isabel Reinoso, intentó comenzar con su discurso; desde el Sindicato de Municipales lo impidieron.

La confrontación no quedó ahí ya que el Colegio de Farmacéuticos dijo estar dispuesto a hacer cumplir la ley y amenazó con recurrir a la Justicia en caso de que se habilite la segunda farmacia del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil.

En diálogo con El Eco de Tandil, el secretario de prensa del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, Daniel Calvo, afirmó que ellos tienen una posición contraria a la que plantea el Colegio.

En primera medida, Calvo especificó que desde el sindicato está en defensa de la fuente laboral de los farmacéuticos y de los tandilenses que también necesitan de una farmacia, como es la sindical, ya que, a diferencia de las otras, están beneficiadas con el no pago de ciertos impuestos, por lo que pueden vender los medicamentos un poco más económicos.

“En este caso puntual, nosotros creemos que toda nueva farmacia es bienvenida ya que genera fuentes laborales además de que la gente también necesita más acceso a medicamentos, sobre todo en la provincia, que es muy extensa”.

Rol del Colegio de Farmacéuticos

Otra de las cosas que puntualizó fue que antiguamente los profesionales eran dueños de sus propias farmacias, pero hoy los farmacéuticos son trabajadores en relación de dependencia.

En estos casos “se plantea una situación injusta y nos preguntamos qué hacemos con aquellos profesionales que no tienen los recursos para poner su propia farmacia”, resaltó Calvo, quien además agregó que con la habilitación de farmacias mutuales o sindicales se resuelve este problema ya que tiene la posibilidad de ejercer su profesión sin ser el dueño, pero sí el director técnico.

“Nosotros vemos una especie de discriminación a los profesionales en relación de dependencia, que no estamos dispuestos a permitir, y es por eso que convalidamos esta farmacia y quisiéramos que haya más fuentes laborales como farmacias, droguerías, laboratorios o clínicas y sanatorios en donde se contraten farmacéuticos”, agregó.

Por otra parte, Calvo dijo que esto es lo que debería privilegiar el Colegio, pero lo que están pidiendo con la Banca XXI “está muy alejado de la función que debería cumplir”.

Desde el Sindicato afirmaron que el Colegio tiene que ver que se cumpla la profesión y que lo demás es una pelea comercial disfrazada de una pelea sanitaria. “Si vamos a pelear en términos sanitarios, es correcto y vamos a avalar la posición del Colegio; ahora si éste pretende bajo un halo sanitario pelear por algo comercial, no lo vamos a avalar y vamos a defender la fuente laboral de los farmacéuticos y la atención de los tandilenses”, advirtió.

Cambio en la reglamentación

Desde el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, afirmaron que la ley tiene excepciones y que esta farmacia ha sido habilitada en este marco; sin embargo, proponen un cambio en la reglamentación.

El primer punto es que debería contemplar que ya no puede estar exclusivamente sujeto a la propiedad del farmacéutico ya que hoy en día está vinculado a una sociedad comandita simple que debe ser propiedad del farmacéutico o asociado a él en una sociedad.

Calvo explicó que muchas veces esto lleva a falsas sociedades o simulaciones donde viene un capitalista que pone el dinero pero simula que el farmacéutico es socio y le da un porcentaje bajo de esas acciones. El problema sale a la luz cuando uno se asocia, luego es responsable de todo lo que pasa y muchas veces las farmacias terminan no funcionando económicamente y arrastran al profesional con juicios, reclamos laborales, sanciones por cosas que debe asumir cuando en realidad no es el dueño.

A raíz de esto, plantean que la ley debe diferenciar las responsabilidades técnicas que tiene el profesional como el origen de los medicamentos, la venta bajo receta, la conservación, el registro y los libros, la dispensación, la aplicación de inyecciones y todos los servicios profesionales farmacológica. Ahora, la cuestión comercial debe ser responsabilidad del propietario, como sucede en otras provincias del país “de esa manera, cuando hay una irregularidad se sabe a quién castigar”.

Otro de los puntos cuestionados es que esta ley “genera un daño en los profesionales que nosotros tenemos que atender permanentemente ya que también la gente se beneficiaría porque sabría que el personal no depende del precio del medicamento”. Hay que destacar que cuando un farmacéutico es propietario del establecimiento, su ganancia está en función de la diferencia entre la compra y la venta del producto; en cambio, cuando el profesional está en relación de dependencia, su ganancia está en su salario. “Entonces tiene más libertad de ejercer su función no condicionado por vender un producto que puede ser más o menos caro”.

El último punto a destacar es la cantidad de farmacias y la distancia que debe existir entre ellas. Respecto a esto, Calvo aseguró que debería actualizarse ya que habría que ver las necesidades que hay en un barrio y no sólo guiarse por el censo. “Está bien para medir, pero es real que año a año va cambiando porque por ejemplo se abre un barrio nuevo o se arma un polo que trae más fuente de trabajo y hay más viviendas o se desarrolla un centro comercial, eso hay que analizarlo. Claro está que no hay que hacer una liberalización porque eso tampoco ayuda, pero hay que rever esta situación”, aclaró.

Su idea primordial es que tiene que haber una distribución racional de farmacias para que la gente no tenga que caminar excesivamente hasta encontrar este lugar y “si después porque crece la ciudad, hace falta poner más farmacias bienvenidas sean. No nos olvidemos que la farmacia es un servicio público aunque sea de gestión privada”, concluyó.

Comentá la nota