Vaquero sin filtro: “El Gobierno, en algún momento, va a querer manejar las obras sociales”

Lo que comenzó como una nota a modo de repaso del año del gremio de Pasteleros, a cargo de su Secretario General, culminó como una entrevista donde quedó de manifiesto que está en la vereda de enfrente del Gobierno Nacional. La deuda millonaria que tienen con las obras sociales, la “burocracia” que maneja el ministerio de Trabajo de la Nación. Dijo no tener dudas de que "Hugo Moyano será reelecto al frente de la CGT". Estos son algunos de los puntos “calientes” de la charla con “el Retrato…”
Su resumen del año es bueno, positivo, donde la impronta es que sea igual en el 2012. “La gestión de nuestra Comisión Directiva comenzó bien. También laboralmente con los convenios firmados, a la espera de las nuevas escalas a partir de este mes, ya que se vencieron en pasteleros, pizzeros y heladeros. Estamos negociando y creemos que vamos a sacar un buen aumento”, es el primer análisis corto de Carlos Vaquero, Secretario General del gremio de Pasteleros, quien inmediatamente comenzaría a desempolvar artillería pesada contra un sector en particular: el ministerio de Trabajo de la Nación. Específicamente hacia Carlos Tomada, la máxima autoridad del sector.

“Estamos preocupados por este Ministerio que tenemos hoy en día, donde se duerme con las homologaciones. Eso pasa por la burocracia con que se manejan, porque firmando, como en el caso de los alfajoreros, las empresas más representativas, donde tiene el 80% de los trabajadores, no queda nada para homologar. Y desde mayo que la estamos peleando”, acotó cuando la nota comenzó a entrar en calor.

Es que, para él, la historia puede agravarse. “En este momento, en el caso puntual de Postre Balcarce, la única empresa que no pagó el aumento, se hizo un aumento pero para nosotros no fue lo mejor. Y en enero se puede agravar cuando tengamos el otro 10% que tiene que ingresar”, dijo antes de dar su visto bueno por la temporada de verano que se aproxima, donde según acotó “habrá mucho trabajo para nuestro sector”.

Sin embargo, otra de las intranquilidades para el Secretario General es la deuda que mantiene el Gobierno con las obras sociales. “Estamos más que preocupados con una deuda millonaria que tiene el Estado con nosotros. Eso repercute en el Sindicato y la Mutual. Cuando la CGT dice que le están debiendo 11 mil millones de pesos a las obras sociales, dentro de ese monto está nuestra parte de 16 millones de pesos. Hasta el momento lo estamos respaldando con el Sindicato y la Mutual”, remarcó antes de aclarar que esta historia data desde el 2008.

En consecuencia, recordó que “le enviamos una carta documento a la presidenta Cristina Fernández y luego una nota pidiendo auxilio, que nos queríamos reunir con ella”.

No obstante, esta situación no sólo repercute en el sector que comanda. También lo hace en otros. Y opina que es como consecuencia de “un asfixiamiento político”. En relación, confesó que “nunca ningún Gobierno nos tuvo de la manera que hoy estamos. Es pensar que te quieren cortar los víveres. Porque otra cosa no me queda para pensar”.

Pero negó que pueda estar relacionado con algunos desencuentros entre la conducción de Hugo Moyano y el Gobierno Nacional. “Me parece que no porque hasta hace poco había una muy buena relación y esta deuda ya estaba. Pero el Gobierno deberá darnos alguna solución, porque sino muchas obras sociales empezarán a fundirse o tener problemas”, destacó. Para llegar a un análisis más específico, y también mucho más ruidoso: “Creo que el Gobierno en algún momento va a querer manejar las obras sociales. Lo que sería un gran error. Hoy por hoy estamos al borde intimar a la Presidenta para que nos pague. Sino no sé cómo vamos a hacer para seguir funcionando”.

“Están aplicando esta soberbia que tuvo siempre y se están equivocando, porque si tanto hablan de los trabajadores, de los humildes, de la pobreza, en este sentido no está pensando en los trabajadores”, anexó antes de indagar en el papel del Sindicato. ¿Cautela o miedo a alguna represalia?: “Creo que están esperando para en algún momento salir a pedir que el Gobierno nos de este oxígeno. Algo que ya salió a decir Moyano”.

“Se viene un 2012 muy difícil entre el Gobierno Nacional y los trabajadores si no comienzan a homologar los convenios”, cerró el tema.

Para el sector, se viene una temporada de verano “buena”:

“Será una muy buena temporada. Nuestro sector va bien, tomando trabajadores, hay empresas que vendrán para el verano, donde muchas tiene la posibilidad de quedarse”, fueron las primeras palabras de Vaquero una vez consultado por lo que se viene.

“Ahora las temporadas son más largas, ya en diciembre hay mucha gente. También nos favorecieron los fines de semana largos. Como decimos lo malo también reconocemos lo bueno. Benefició al turismo y nuestro sector”, acotó. “Hasta abril vamos a andar bien, a partir de ahí se nos va a complicar de vuelta”, chistó.

El movimiento obrero de Mar del Plata y la CGT Nacional:

“Hoy en día estamos más cerca de la unidad que nunca. Porque hay una muy buena relación entre todos los gremios”, refirió sobre el tema. Para también remarcar que “desde la CGT estamos trabajando muy bien, con ganas de hacer cosas. A veces nos cuesta más, pero cuando realmente tenemos que colaborar lo hacemos. Porque estamos en todos los conflictos”.

Sin embargo, planteó algunas “diferencias” con ciertos compañeros del sector en relación a la conducción nacional. Lo decía por Oscar Lezcano y Armando Cavalieri. “Son gremios que a lo mejor tienen alguna diferencia, pero cuando llegue el 12 de junio del año que viene el compañero Moyano será nuevamente reelegido. Porque si no sale la unidad vamos a perder una batalla importantísima”, deslizó en relación a la “puja” con el Gobierno.

También mostró su punto de vista ante esta “desunión”. Ahí contestó que “cuando Moyano comenzó a notar que el Gobierno no estaba dando respuesta a los trabajadores, cuando la CGT puso todo su apoyo, se puso un límite”.

En final, manifestó que “todavía nos queda una reunión con el intendente Gustavo Pulti, también con el gobernador Daniel Scioli. Acá nos tenemos que poner todos juntos, los trabajadores, las cámaras, la UCIP y las asociaciones para decir que no pueden comenzar las clases el 27 de febrero porque nos van a cortar la temporada. Es un error gravísimo”.

El ministerio de Trabajo de Nación a nivel local:

“También tiene falencias”, disparó nuevamente Vaquero, para posteriormente fundamentar que “no lo digo por los trabajadores, porque están dispuestos a todos, sino por la conducción en Mar del Plata. Le falta más de actividad, de presencia”. Estaba hablando del Delegado Ángel Ratto.

Ahí marcó diferencias con Provincia, ante la labor de “Pepe” San Martín. “Cuando tenemos un conflicto acudimos a él y trata de solucionarlo. Siempre está a nuestro lado, buscando conciliar para encontrar una salida viable. Y el de Nación no es de puertas abiertas, lo que es otra equivocación”.

Coment� la nota