Varios gremios se movilizaron en una jornada nacional de protestas de la CTA

En el marco de una jornada de protesta nacional, gremios pampeanos encolumnados en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) se manifestaron ayer en el microcentro santarroseño con batucada, quema de cubiertas y un escrache con olla popular frente a la firma de seguridad FK, por el respeto de la libertad sindical de sus trabajadores.
Julio Acosta, dirigente de Luz y Fuerza La Pampa, detalló: “Nos movilizamos contra los bajos salarios, el Impuesto a las Ganancias, el 82 por ciento móvil, la desocupación creciente y la crisis que se avecina y nos va a agarrar a todos los trabajadores como una víctima más”.

El sindicalista realizó un llamado a la “unidad en la acción” para todos los gremios, independientemente a la CTA que estén adheridos. “Sabemos que esta crisis que está anunciada con las medidas que se han dispuesto, que es el tope a las paritarias, el tema de mantener el Impuesto a las Ganancias y que ahora con los nuevos aumentos que se darán, se van a licuar, porque hay 350 mil trabajadores que se incorporarán con el Impuesto a las Ganancias. Eso le llega a más de 1.800.000 trabajadores que están tributando con un impuesto injusto y regresivo, porque el salario no es ganancia es una retribución, está marcando la tendencia de que a la crisis la vamos a tener que pagar los trabajadores y no estamos dispuestos”, dijo luego.

El correlato de estas proyecciones económicas nacionales en la provincia se da, a entender de Acosta, en el cierre de los frigoríficos, la suspensión de trabajadores en empresas, las luchas de desocupados en General Pico y Santa Rosa, y los cortes de rutas en 25 de Mayo. “Hay una situación social que se va deteriorando de a poco, pero que no se detiene”, afirmó.

Escrache

Los trabajadores se concentraron en la plaza central y marcharon hasta el frente de la firma FK, que despidió a uno de sus trabajadores elegido secretario general del gremio UTraSeg.

“No se puede hablar de democracia sin libertad sindical y lo que está haciendo esta empresa FK es coartando esa libertad, porque en represalia a que los trabajadores denunciaron el trabajo en negro y la precarización laboral en la empresa, a instancias de eso, produce una cesantía y no despide a cualquier trabajador, sino al secretario general”, se lamentó Acosta.

El titular de LyF denunció que los dueños de la empresa “han instalado el terror entre los empleados, con la amenaza de que si se afilian, los echan y renuncian a hacerlo. Tratan de que no haya ningún sindicato con el fin de explotar a los trabajadores”.

Frente a las oficinas que esa firma tiene en la Avenida Roca, los manifestantes improvisaron también una olla popular en repudio de “la actitud antidemocrática, discriminatoria y persecutoria”. Y advirtieron que profundizarán los reclamos si la empresa no ofrece alternativas para superar el conflicto.

“Pedimos la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación y la Subsecretaría de Trabajo de la provincia, porque la Corte Suprema de Justicia ya tiene varios fallos donde protege la libertad sindical de los sindicatos simplemente inscriptos”, resumió Acosta para luego revelar que el acatamiento al paro nacional de la CTA fue dispar, pero se sintió con fuerza entre los trabajadores del Poder Judicial de la provincia, la APE y la Cooperativa Popular de Electricidad.

"Quieren borrar al sindicato", denunciaron desde UTraSeg

Agencia Santa Rosa - El despido de un trabajador que pertenecía a un sindicato por parte de la empresa FK generó controversias y distintas manifestaciones. "El rubro (de los trabajadores de la vigilancia y seguridad privada) acá en La Pampa está totalmente descuidado. Nosotros queremos, por los trabajadores, ganar el sueldo que debemos y tener las condiciones laborales que hay que tener. Quieren borrar el sindicato, pero trataremos de resistir", contó Federico González, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Seguridad.

"La situación nuestra sigue de mal en peor. Tuvimos una conciliación obligatoria con la Subsecretaría de Trabajo y ellos no tuvieron en ningún momento intención de cooperar. Escucharon qué decíamos nosotros, pero decían que no iban a hacer nada, que fue un despido normal y que no reconocen el sindicato y no les interesa que sea secretario general del sindicato en formación", añadió.

González reveló que desde el lunes, con el respaldo de los gremios encolumnados a la CTA, iniciarán movilizaciones progresivas contra los despidos y aprietes, para que la empresa dé marcha atrás con las medidas.

Denunció que varios afiliados, dos de ellos trabajadores de la comisión directiva del flamante gremio, fueron amenazados. "Le ofrecieron plata a un compañero dentro de FK, 10 sueldos si firmaba la renuncia en una reunión en la que participó todo el personal para agredir al sindicato", puntualizó el representante de UTraSeg.

Por último, aseguró que resistirán en las protestas gracias al apoyo de la CTA: "Porque al ser un sindicato nuevo, en formación, no tenemos la fuerza de los sindicatos con mayor antigüedad. Nos quieren sacar porque el rubro acá en La Pampa está totalmente descuidado, porque nosotros queremos por los trabajadores ganar el sueldo que debemos y tener las condiciones laborales que hay que tener. Nos quieren borrar, así que trataremos de resistir".

González fue despedido de la empresa FK poco después de asumir como secretario general del gremio UTraSeg. En reuniones informales, los representantes de la firma admitieron que fue por "estar a la cabeza del sindicato" y por "representar una amenaza, por eso quieren desarticular el sindicato".

Un rubro precario

González destacó que en el rubro abunda la precariedad de las condiciones laborales y que los despidos están a la orden del día si los trabajadores exteriorizan algún reclamo como ocurrió en General Pico, con cuatro trabajadores de la firma Falcón que trabajaban en Ferro Expreso.

"Pedían mejores condiciones laborales. O sea que con o sin sindicato, la patronal lo primero que hace es despedir al que se queja", sintetizó el sindicalista.

Con respecto al reclamo judicial que iniciaron los trabajadores piquenses, representantes del sindicato santarroseño viajaron en la semana para interiorizarse de la causa. La misma empresa -que está a cargo de las tareas de vigilancia en el Centro Judicial de Santa Rosa- estaría obligando a sus trabajadores a realizar la vigilancia, pero sin utilizar las garitas edificadas hace dos años para esta tarea.

"Nos contactamos con un ingeniero de la Ciudad Judicial y nos dijo que ellos pensaban que tenían abiertas las garitas. Luego nos contactamos con el responsable de la firma, Tomas Escobar, y él nos dijo que no las quiere abrir, que estén ahí adentro y se duerman. Hoy por hoy no se puede estar sin un techo, a las 4:00 o 5:00 de la madrugada, con plena helada. Es inhumano. La empresa nunca quiso abrir las garitas", concluyó enfático González.

Comentá la nota