Más de veinte gremios unifican reclamos e integran un “Frente Intersindical”

Dejando de lado viejas diferencias, en este nuevo espacio confluyen las dos CGT, la CTA, ATE, SITAS y la Asociación Bancaria, entre otras organizaciones. Exigen la eliminación del impuesto a las Ganancias, un salario mínimo de 5 mil pesos, el pago de asignaciones familiares sin tope y el 82% móvil a los jubilados.
La pelea entre Hugo Moyano y el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner logró lo que hasta hace poco tiempo atrás era algo impensable en Tucumán: La CGT "Laprida", que preside el también camionero Pedro Mamaní, y la CGT "Buenos Aires", que lidera Jesús Pellasio, dejaron de lado diferencias que parecían irreconciliables y ahora caminan de la mano hacia un objetivo común. En ese derrotero, están dispuestos a acompañarlos más de una veintena de gremios, entre estos la CTA de Salvador Agliano, ATE, que conducen los hermanos Martín y Raúl Rodríguez, el Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS) y la Asociación Bancaria, que encabeza Eduardo Bourlé.

Con la participación de estos y otros actores sindicales, que en los últimos meses venían coincidiendo en sus reclamos laborales y salariales, aunque con acciones aisladas, ayer comenzó a tomar forma el "Frente Intersindical".

Los objetivos son, por un lado, lograr que el Gobierno provincial reconozca a este nuevo espacio como representante de los trabajadores tucumanos para discutir distintas cuestiones, y, por otro, acompañar la lucha encabezada por Moyano en reclamo de la eliminación del impuesto a las Ganancias, como planteo central.

La sede de la CGT en calle Buenos Aires 408 fue el escenario elegido para el plenario gremial, del que también participaron el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP) la Unión de Docentes Tucumanos (UDT), la Corriente Clasista y Combativa, Municipales de la Capital y del Interior, el Polo Obrero y la Federación de Jubilados Provinciales, entre otras organizaciones.

Pese a integrar la CGT "Laprida", no participará del Frente la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que junto a ATSA (Sanidad), UPCN (Estatales) y ATEP (docentes) aparecen como los "grandes" que estarán al margen de una movida sindical que, de no "romperse" en el intento, podría generarle un dolor de cabeza al Gobierno.

Múltiples planteos

"Lo más importante es que se ha creado, con la aprobación de todas las organizaciones sindicales presentes, que fueron muchísimas, la creación de este Frente Intersindical, en donde coincidimos en los puntos reivindicativos, exigiéndole al gobierno una política anti-inflacionaria, que conserve el poder adquisitivo de los salarios, que en estos momentos están totalmente desfasados", explicó Pellasio, en diálogo con EL SIGLO.

El dirigente precisó que los reclamos que el sector tiene previsto plasmar en un documento, que luego será entregado al Gobierno, son: "la eliminación del impuesto al trabajo (Ganancias); la equiparación de las asignaciones familiares sin tope de sueldos para todos los trabajadores; la eliminación del trabajo en negro y del trabajo infantil y un mínimo vital y móvil de 5 mil pesos, equiparable a la canasta básica alimentaria". Pellasio aclaró que el Frente "no tendrá una conducción piramidal, sino que será en forma horizontal, donde cada sector tendrá los mismos derechos y las mismas obligaciones".

Además, informó que el próximo lunes, a las 11.00, en la sede de la CTA (General Paz 925 de la Capital) realizarán una nueva asamblea, donde se terminará de darle forma a un petitorio y se pondrá fecha a una movilización a la plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno.

"La idea es organizar una gran marcha en la primera quincena de agosto, para plantearle todos estos puntos al Ejecutivo provincial y reclamarle que nos reconozca como Frente Intersindical, en el cual no existe una conducción establecida, en representación de los trabajadores", precisó.

Pellasio también indicó que plantearán una salida frente “al trabajo en negro, donde el Estado da el ejemplo en el Ejecutivo y en el Legislativo, en los municipios y comunas, habiendo tantos trabajadores en negro, tantos ítems que se pagan en negro. Estas son reivindicaciones netamente provinciales, pero no solamente trabajaremos en las cuestiones locales, ya que lo que podamos aportar desde las organizaciones que son federadas realizaremos nuestras contribuciones a nivel nacional”, añadió..

A su turno, Mamaní dijo a este diario que "acá nace un Frente Intersindical con la participación de todos los dirigentes, porque las puertas están abiertas de parte de la CGT, de la CTA y otros sectores que siempre luchamos para que estemos unificados. Esta es la primera vez que pasa esto en Tucumán y es el puntapié inicial para el bien de todos los trabajadores, para defender sus derechos y devolverles su dignidad", acotó.

En tanto, Agliano, destacó que "hay una coincidencia a todos los planteos que veníamos realizando, como el 82% móvil para nuestros jubilados, el repudio a la Ley Antiterrorista, no al tope en las paritarias, la eliminación del impuesto a las Ganancias. Es decir que hubo un amplio margen de coincidencias de distintas organizaciones gremiales", resumió.

El dirigente de la CTA dijo que el flamante Frente Intesindical "no es una organización burocrática más, no tiene ninguna orgánica, no hay un secretario general ni un grupo coordinador. Acá estamos todos para debatir, en forma horizontal la necesidad de los trabajadores", resaltó.

Agliano adelantó que "también se ha planteado gestionar audiencias en los distintos organismos, que podrían ser la Legislatura, el Arzobispado y el mismo Gobierno, ya que al diálogo no lo descartamos nunca. Lo que sí, no bajaremos nunca nuestras banderas por la reivindicación de los derechos de los trabajadores", aclaró.

Por su parte, el secretario adjunto de SITAS, Julián Nassif, sostuvo que “hoy en día se da una situación sumamente contradictoria y que determina la perversidad del sistema, porque aquellos aumentos o correcciones salariales que se obtienen después de acuerdo que son arduamente disputados y que se logran consensuar en una cifra, resulta que a través del impuesto a las Ganancias posteriormente esas cifras se ven menguadas. Por eso, como primera instancia, en pos de defender el salario, queremos hacer hacer hincapié en el reclamo para la derogación de ese impuesto”, concluyó.

El primer paso hacia la normalización de la CGT en Tucumán

Uno de los mensajes más claros que ayer dieron Pellasio y Mamaní es que la CGT podría unificarse y normalizarse en el corto plazo en Tucumán.

"Puede unificarse la CGT, con las normalizaciones correspondientes, porque no podemos descartar absolutamente nada", reconoció Pellasio ante una consulta de EL SIGLO. Además, recordó que la UATRE, que es el gremio que él conduce en Tucumán, "a nivel nacional tiene el cargo de la Secretaría del Interior de la CGT, que es la encargada de las elecciones de todas las regionales del país".

El dirigente también sostuvo que "ya se ha conformado este Frente para dar una muestra a los trabajadores de que existen sectores que quieren luchar en conjunto para defender sus intereses. Venimos trabajando en esa dirección", acotó.

A su turno, Mamaní admitió a este diario, en alusión a una posible unificación institucional de la Central Obrera en la provincia, que "todo puede suceder. Nosotros no descartamos nada, pero lo principal es la conformación de esta mesa Intersindical donde se están analizando los puntos de conflicto que hoy tienen los trabajadores", agregó. El titular del Sindicato de Camioneros en Tucumán aclaró que "a nivel nacional me debo a la CGT de Hugo Moyano, que es la única que existe. Voy a transmitir estas novedades a Buenos Aires, pero creo que no hay inconvenientes (para la unificación), ya que tengo el apoyo del compañero Moyano acá en Tucumán, ya que estamos luchando, no sólo en la parte privada sino también en la parte estatal", concluyó.

Comentá la nota