Una veintena de sindicatos y varias organizaciones sociales adhieren en la ciudad al paro nacional

Una veintena de sindicatos y varias organizaciones sociales adhieren en la ciudad al paro nacional
Entre las principales reivindicaciones sobresalen la lucha contra el impuesto a las Ganancias aplicado a los salarios, la universalización del salario familiar y un aumento de emergencia para activos, jubilados y pensionados.
Unos 20 sindicatos admitieron oficialmente que se plegarán hoy en Mar del Plata al paro nacional activo convocado por los titulares de la CGT Hugo Moyano, de la CGT Azul y Blanca Luis Barrionuevo y de la CTA disidente Pablo Micheli, y que además cuenta con el apoyo de la Federación Agraria y la participación de varias organizaciones sociales con presencia barrial, como la CCC y Barrios de Pie, entre otras.

En principio, la medida de fuerza no afectará el servicio de transporte urbano de pasajeros en la ciudad pero sí tendrá como protagonistas centrales a los gremios de camioneros, bancarios y gastronómicos entre los más importantes.

Las centrales sindicales opositoras exigen al Gobierno nacional un aumento del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias que se aplica a los salarios, la universalización del salario familiar y, para paliar los efectos de la inflación, también reclaman un incremento de emergencia para jubilados y pensionados que se haga extensivo a los trabajadores activos.

Camioneros apostará a paralizar la recolección de residuos (la Municipalidad pidió que los vecinos no saquen bolsas de basura), todo tipo de transporte de cargas, incluidos combustibles y de reposición de caudales en bancos y cajeros, lo que junto con la inactividad en bancos y locales de gastronomía, serán probablemente la imagen más visible de la jornada de protesta en Mar del Plata y zona de influencia.

Pero también adhirieron al paro textiles, judiciales, pasteleros, telefónicos, gasistas, estatales de ATE, obreros de maestranza, el sindicato de la Sanidad, trabajadores de Luz y Fuerza, profesionales de la salud nucleados en Cicop, los gremios docentes FEB (que integra el Frente Gremial) y Udocba, entre otros sectores.

La situación en las escuelas del distrito presenta un panorama heterogéneo. De hecho los afiliados a la FEB y a Udocba no darán clases (sí los del Suteba y UDA), pero como también pararán porteros y auxiliares que responden a ATE, la actividad puede verse afectada en alguna medida.

"Va a ser un paro contundente", pronosticó ayer ante LA CAPITAL el secretario general de la CTA Regional, Angel D'Amico.

En tanto que la titular local de los gastronómicos Mercedes Morro vaticinó que "el paro se sentirá con fuerza, ya que la mayoría de los locales no abrirá hoy". Y agregó: "El motivo de la protesta responde a las medidas desacertadas que toma el Gobierno nacional. Muchos trabajadores no perciben las asignaciones familiares y los ancianos no tienen una jubilación digna. El Estado gasta la plata en cualquier cosa".

En la otra vereda, la Municipalidad diagramó tareas de trabajo normales en todas sus dependencias y prevé atender al público en los horarios habituales, así como el dictado de clases en los establecimientos municipales.

Colectivos, taxis y larga distancia

Similar panorama al del sector docente se avizora para el transporte de pasajeros. La UTA local no adhiere al paro por lo que estaría garantizada la circulación de los colectivos. "Los choferes de micros saldrán a trabajar", confirmaron fuentes de ese gremio, e igual temperamento adoptaron taxistas y remiseros, que orgánicamente tampoco se plegarán a la medida de fuerza.

Sin embargo hasta anoche no era seguro que hubiera servicios normales de larga distancia. Representantes de empresas con sede en la terminal Ferroautomotora admitieron temores respecto de que algunos piquetes en Retiro (o incluso en la Terminal local) impidieran la salida de los micros, por lo que "si no hay garantías suficientes" se interrumpirán los servicios, dijeron. La decisión definitiva la iban a tomar a la medianoche en Buenos Aires, cuando empezaba la medida de fuerza.

Movilizan al municipio

Además del paro, la CTA convocó también a una movilización frente al Palacio Municipal a partir de las 11 de la mañana. El acto central, que comenzará una hora más tarde, será en reclamo de la universalización y eliminación de los topes en las asignaciones familiares y un adicional anual compensatorio de 4 mil pesos antes de fin de año. "También le vamos a decir no al impuesto a las Ganancias sobre el salario y pediremos la restitución de los fondos a las obras sociales", enumeró D'Amico.

Fuentes moyanistas deslizaron que varios gremios enrolados en la CGT oficialista que a nivel nacional encabeza el metalúrgico Antonio Caló "comprometieron su participación en la huelga".

Anoche, a última hora, los sindicatos adheridos a la CGT terminaron de diagramar un plan de contingencia que incluirá bloqueos y piquetes en distintos sectores del país, para asegurarse el éxito de la medida de fuerza.

No abren los bancos

Los bancarios anunciaron que se sumarán a la medida de fuerza ?luego de múltiples e infructuosas gestiones para alcanzar soluciones?, según un comunicado firmado por el secretario general de la Asociación Bancaria local, Miguel Guglielmotti.

Los bancarios reclaman la derogación del impuesto a las Ganancias sobre los salarios que tienen carácter alimentario de los trabajadores activos y jubilados; una reforma tributaria para que aporten más quienes más ganan, "como los rentistas y especuladores financieros", y la devolución del IVA a las familias de ingresos inferiores al salario mínimo, vital y móvil. También piden la eliminación de los topes para percibir la asignación por hijo y un aumento para los jubilados.

Textiles, pasteleros y gasistas

La asamblea extraordinaria de secretarios generales del Sindicato de Empleados Textiles resolvió adherir a la huelga "con abandono de los lugares de trabajo, o directamente la no concurrencia al mismo".

El Sindicato de Pasteleros adherirá al paro convocado por la CGT. ¿Los motivos? Desde el gremio reclaman la eliminación del impuesto a las Ganancias para los trabajadores; y el pago de la millonaria deuda que el Gobierno nacional mantiene con esta institución (la suma asciende a 30 millones de pesos) "que nos lleva al riesgo de desaparecer como obra social".

Por su parte la comisión directiva del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Gas (Stigas) se sumará a la huelga para que "el Gobierno nacional revea la aplicación del impuesto a las ganancias sobre el salario y la depredatoria actitud de disposición de los fondos de las obras sociales" que aportan los trabajadores. "Vemos seriamente afectada nuestras fuentes de trabajo como consecuencia de la falta de respuesta y definición del Gobierno frente a la grave situación económica que afecta a las empresas del sector gasífero", señaló el secretario general del gremio, Sebastián Zacarias.

Asamblea de Luz y Fuerza

Por amplia mayoría, trabajadores de Luz y Fuerza de Mar del Plata decidieron ir hoy al paro, que será técnico, manual y administrativo con mantenimiento de las guardias rotativas para garantizar el servicio eléctrico. La decisión se adoptó en una multitudinaria asamblea.

En un comunicado que lleva la firma de José Rigane y Axel Alejandro Zárate, secretario general y adjunto respectivamente de Luz y Fuerza, los gremialistas explicaron que la huelga es "contra las políticas de ajuste, no contra el Gobierno; por reivindicaciones concretas, económica, sociales y políticas; en defensa del empleo, los trabajadores, los sectores populares y el mercado interno; contra la discriminación y los topes para poder cobrar el salario familiar, porque el salario familiar debe ser para todos los hijos de los trabajadores, para terminar con las tercerizaciones y la precarización laboral".

Comentá la nota