Se les venció el contrato y no tienen otro plan

Preocupados y sin opciones de trabajo, un grupo de ex empleados de la comuna de Los Pérez protestó para que los reincorporen. Por la mañana hubo un corte de ruta en Los Ralos. "Analizaremos caso por caso", dijo Jaldo. La esperanza del acuerdo.
La costumbre dice que, cuando se produce un recambio en una comuna rural, el nuevo delegado se nutre de ciertos vericuetos legales para asignarles los contratos de empleados transitorios a los soldados de su causa. Eso implica, claro, que quienes respondían al anterior jefe comunal se quedan con las manos vacías.

Cuentan que algo así ocurrió en Los Pérez, un pueblo situado 45 kilómetros al este de la capital. Allí, unos 25 trabajadores quedaron desvinculados del Estado el 31 de diciembre. Por eso, ocho de ellos decidieron hacer una serie de reclamos hasta que ayer fueron escuchados. Claro que la situación, poco agradable para los desocupados, tuvo lamentables consecuencias (ver "Gritos, tensión y...").

El 28 de agosto del año pasado, José López se consagró como nuevo comisionado rural de Los Pérez. Por esas tierras, donde sólo se ven cultivos de caña de azúcar a diestra y siniestra, la cosa parece marchar bastante tranquila. "El camino está mejor, pero todavía no tenemos agua", contó Virginia, una de las 400 residentes del lugar.

Una de las pocas que no estaba conforme era Silvia Valenzuela, quien trabaja en el CAPS pero recibe su salario a través de la comuna. "No cobro desde noviembre, porque el anterior delegado era quien me pagaba. Igual, tengo confianza, porque me dijeron que la situación se va a solucionar", aseguró la joven.

Pero el conflicto de los contratos no llegó al corazón del pueblo: la mayoría de los empleados desvinculados vive en Finca Mayo, un paraje que depende administrativamente de Los Pérez. Sin embargo, como su protesta no hacía ruido cerca de la poco transitada comuna, decidieron mudar las manifestaciones a Los Ralos. Allí se apostaron ayer a la mañana ocho de los desocupados, junto a familiares y algunos pocos vecinos. En total eran unos 30. "Ojalá hubieran venido más personas", dijo, con pesar, uno de los protagonistas. Ni él ni sus compañeros quisieron hablar on the record. "Después del corte, nos recibieron en Casa de Gobierno y nos dijeron que se va a destrabar el problema", remarcó el hombre.

Preocupado, explicó que no hay demasiadas opciones allí para una persona que pierde su trabajo. "Si sos joven, quizás podés ganar unos pesos en la cosecha del limón. Pero no alcanza para mantener una familia. Desde que empezó el año no puedo dormir bien. Me acuesto pensando en qué vamos a comer en el almuerzo", explicó.

Entonces, con la oferta de reincorporarse otra vez a la comuna, el empleado prefiere la cautela. "Nos dijeron que no hiciéramos lío. Necesito el trabajo", dijo.

El propio ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, aclaró que el conflicto está en vías de solucionarse. Incluso, estaba al tanto del corte de ruta que generó momentos desagradables ayer al mediodía para los automovilistas que pasaban por Los Ralos. "A la hora, la protesta ya se había levantado. Atendimos a la gente y analizaremos caso por caso para tratar de ver cómo lo resolvemos", explicó el funcionario.

Eso sí: Jaldo advirtió que quizás no haya una respuesta inmediata. "Les pedimos plazos a las personas y que tengan paciencia. Esta es una situación que se produjo en muy pocos lugares en los que cambiaron de delegado comunal. A veces, la gente busca llamar nuestra atención, pero nosotros siempre estamos buscando el diálogo. No les damos la espalda a los problemas", aseguró.

La intervención del PE, al fin, parece haber llevado algo de paz a la comuna de Los Pérez. Porque allí, como dijo uno de empleados sin contrato, los que se quedan en la calle no tienen demasiados lugares a los que ir.

Comentá la nota