Dos víctimas de la patota gremial se presentaron como querellantes

La audiencia se celebró ayer miércoles en el despacho del juez Carraro, quien la semana pasada procesó a los hermanos Emanuel y Mauricio Araya y a Juan Manuel Navarro, por la refriega ocurrida en la central térmica de Sauce Viejo.

Un nuevo capítulo en la historia de los hermanos Araya se escribió hoy en el subsuelo de los tribunales locales, con la celebración de una audiencia de constitución de querellantes, en el marco de la causa por la cual tres representantes gremiales de la Uocra disidente se encuentran procesados.

Esta mañana, el juez de Instrucción Sexta, Sergio Carraro, recibió a las partes interesadas en el conflicto, que otrora se presentaba como una lucha gremial; y que ya no cuenta ni con la fuerza, ni la representatividad que ostentaba meses atrás.

Mientras tanto, alrededor de un centenar de manifestantes se agolparon delante del pórtico del edificio de tribunales, pregonando “libertad para los hermanos Araya” -Emanuel y Mauricio- a quienes de manera remanida consideraron “presos políticos”.

No obstante, la protesta no tuvo hoy las notas características de los anteriores reclamos. No se vieron las tradicionales remeras negras con la sigla del gremio resaltadas en blanco, tampoco los mamelucos anaranjados, ni cascos, ni guantes, ni la parafernalia que supieron imponer en las calles hace no mucho tiempo.

Usurpación y coacciones

Es que su líder -Emanuel Araya- fue procesado con prisión preventiva el martes pasado, junto a su hermano Carlos Mauricio y el sindicalista Juan Manuel Navarro. Los tres considerados coautores de los delitos de “usurpación” y “coacciones agravadas”, por la toma violenta del obrador donde se construye la segunda etapa de la central térmica Brigadier López, en el Parque Industrial de Sauce Viejo.

De la audiencia de hoy participaron el juez Carraro, el secretario del juzgado, Marcelo Fontana; y el fiscal N° 4, Juan Pablo López Rosas.

Por la querella intervino la abogada Sandra Arredondo, quien representa a dos de las numerosas víctimas cuyo relato se encuentra contenido en el procesamiento dictado la semana pasada. Los damnificados son dos trabajadores que el 30 de agosto pasado estaban en el obrador de la usina de Enarsa y fueron brutalmente apaleados por una horda de gente armada con palos, fierros, piedras e incluso armas blancas y de fuego.

Siguen presos

A su vez estuvieron presentes los defensores particulares de los tres imputados. El Dr. Luis Hilbert fue el primero en oponerse a la constitución de querella, sin embargo el juez Carraro no hizo lugar a la objeción y continuó con el curso del trámite. El otro abogado es el Dr. Marcelo Racca, que en este caso defiende al “Toto” Navarro.

Mientras los hermanos Araya se encuentran detenidos desde el 3 de octubre, cuando la Justicia y la Policía lograron el desalojo de quienes tomaban por la fuerza el obrador de la UTE Isolux Ingeniería SA y Iecsa SA -encargadas de la ampliación de la usina de Enarsa-; el imputado Navarro cayó hace tres semanas merodeando la zona del Parque Industrial y otras personas se encuentran en calidad de prófugos por lo acontecido en torno al conflicto.

En cuanto a los cargos que pesan sobre los tres detenidos, éstos se encuentran procesados por “los delitos de coacciones agravadas por los fines que persigue el autor y usurpación por turbación de la posesión o tenencia en calidad de coautores en concurso real entre sí”. A su vez se les dictó la “falta de mérito” para procesar o sobreseer al trío respecto a la acusación de “directores u organizadores de una asociación con fines ilícitos”, este último, delito atribuido durante la declaración indagatoria.

Comentá la nota