Vida, pasión y muerte de un dirigente obrero

El sindicalista de Luz y Fuerza, Oscar Álvarez, presentará hoy su libro sobre el ideario del líder gremial cordobés. Diálogo con EL LIBERTADOR.
La Mesa Sindical "Unidad" y el Frente para la Victoria de Corrientes organizaron para hoy la presentación del libro Ideario político de Agustín Tosco, con la presencia de su autor, Oscar Álvarez ("Cachulín"). Este trabajo aborda aspectos centrales de la historia del movimiento sindical y su vínculo profundo con la vida política de nuestro país, desde la óptica y el pensamiento del líder obrero Agustín Tosco, quien fuera secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y delegado ante la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (Fatlyf). La presentación será hoy, a las 19, en el local del Sindicato de Trabajadores de Edificios y Propiedad Horizontal (Suterh), Pellegrini 1.620 (casi Santa Fe).

Oscar Jesús Álvarez (83 años) forma parte de la historia viviente del movimiento obrero cordobés. Por eso EL LIBERTADOR consideró de interés recabar su testimonio, antes de la presentación de su libro en Corrientes.

Además del pensamiento de Tosco, dijo que su libro busca rescatar "la historia de la Epec (Empresa Provincial de Energía de Córdoba), que se estatizó en la época del peronismo. "Hubo intentos de privatizarla por parte de las gestiones más recientes de (Eduardo) Angeloz, (Ramón) Mestre y (José Manuel) De la Sota", apuntó.

-¿Por qué un dirigente sindical de izquierda, con ideas marxistas, alcanzó tanto nivel de popularidad en Córdoba y aun fuera de Córdoba, cuando la izquierda en general es poco "popular" en la Argentina?

-Es que los líderes tienen un "no sé qué" difícil de definir. Por eso son tan pocos. Tosco tenía una gran capacidad intelectual y era un ejemplo de honestidad absoluta, cuidaba hasta el último centavo los bienes del Sindicato, nunca se aprovechó de su posición para beneficiarse económicamente. Y exigía a los demás compañeros que actúen de la misma manera. Esa conducta le dio indudablemente una "luz" especial. Líderes así logran no sólo seguidores casi "religiosos" (como lo fui yo y los compañeros de Luz y Fuerza de aquel tiempo), sino incluso el respeto de sus adversarios.

-¿Cómo ve hoy el movimiento obrero comparado con aquella época?

-Me parece bastante triste lo que pasa. La "clase trabajadora" como tal casi no existe, no tiene una política definida, está muy atomizada.

Comentá la nota