Vidal contra la Salud: reclamo en el Ministerio bonaerense

Vidal contra la Salud: reclamo en el Ministerio bonaerense

Ayer trabajadores del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires realizaron una asamblea y un abrazo simbólico en medio de la denuncia por despidos de parte del gobierno de María Eugenia Vidal. Segunda ola de cesantías.

Con la llegada de la primavera comenzó la segunda ola de despidos en el Estado. Si bien a inicio de año la gobernadora María Eugenia Vidal intentó estar a tono con el gobierno nacional y eliminar los “ñoquis” y “grasa militante”, debido a la resistencia de diversos sectores, los despidos en el territorio provincial no se efectivizaron.

En la cartera de Salud, bajo las ordenes de Zulma Ortiz, se decidió la baja de el programa RESAPRO (Registro Sanitario Provincial), por lo cual 4 trabajadores contratados quedarían despedidos a fines de septiembre y el resto de los contratados, que suman doce trabajadores, serían despedidos en diciembre.

Desde ATE afirmaron que la cantidad de despidos recientes en el área de Salud provincial ascendía a 31: los 12 de la sede ministerial, Resapro y Sumar; 14 del Hospital de Niños; y 5 del Hospital San Martín.

Todo esto se da en el marco de un reclamo de los trabajadores de los programas precarios del Ministerio de pase a planta y recategorización salarial, dato no menor es que el 80% de los contratados están cobrando por debajo de los $8000.

La junta interna de ATE en conjunto con los despedidos definió convocar a asamblea para el día jueves, reclamando la reincorporación. La respuesta de Ortiz y de sus funcionarios, fue la persecución, amenazando con descuentos, mediante un memorando a quienes participen de las medidas. Hecho completamente ilegal, por fuera de cualquier convenio colectivo de trabajo.

Según comunicaron fuentes internas a este portal, este no sería el único hecho sino el primero de la persecución gremial que se desató en el ministerio, trabajadores de los programas sufrieron aprietes al punto de cerrar oficinas con llave para que compañeros de planta no puedan solidarizarse con los despedidos.

Raúl Grasso, uno de los trabajadores cesanteados, expresó para el portal La Redonda que “trabajamos en concientizar de que arrancaron los despidos con nosotros, de que vienen por más y que esto tiene que ver con una persecución muy fuerte que estamos sufriendo nosotros desde enero de este año. No paramos de trabajar un minuto, de hecho redoblamos el esfuerzo”.

Además sostuvo que “las políticas que están llevando adelante son de vaciamiento y van a tender a desaparecer estos programas”. “Las autoridades sólo manifiestan odio. Ante los pedidos de respuesta nos hemos encontrado con más despidos. Cada uno de los días de la semana pasada incorporó más despido, arrancamos con cuatro y el viernes nos notificaron cuatro despedidos más”, añadió.

Comentá la nota