Vigiladores acataron la conciliación y se reactivó la planta de combustible

Vigiladores acataron la conciliación y se reactivó la planta de combustible
El reclamo originado por el incumplimiento de un acuerdo firmado en 2011, por el cual los vigiladores deberían cobrar la categoría B del Convenio Colectivo de Trabajo Petrolero, generó la protesta de más de 200 trabajadores en yacimientos de YPF, Sinopec y Petrobras, tanto en Comodoro Rivadavia como en Santa Cruz. En esta ciudad también habían cesado actividades en la planta de combustibles de Km 3. El lunes habrá una audiencia para destrabar el conflicto.

Desde los primeros minutos de ayer, alrededor de 200 vigiladores petroleros afiliados al sindicato de la Unión del Personal de Seguridad y Afines de la Patagonia (UPSAP) habían iniciado una retención de servicios en Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia, Pico Truncado, Las Heras, Cañadón Seco, Puerto Deseado y Río Gallegos, la cual se extendió hasta cerca de las 17, cuando se dictó una conciliación obligatoria.

La medida fue consecuencia de un reclamo que se inició hace un tiempo, en virtud de que en 2011, el gremio llegó a un acuerdo para que las operadoras paguen a los vigiladores la categoría B del Convenio Colectivo de Trabajo del Sindicato de Petroleros, que asciende a un haber mensual de 14 mil pesos de bolsillo. El acuerdo se cumplió en los primeros meses, sin embargo, luego se suspendió.

De esa forma, durante la semana pasada, en asamblea, el gremio que conduce Julio Gutiérrez decretó el estado de Alerta y Movilización, y ante la nulas respuestas por parte de YPF, Sinopec y Petrobras, ayer se realizó la retención de servicio, con la cual se impidió la salida de camiones desde las plantas de combustibles de Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado y Río Gallegos.

“Estamos reclamando un retroactivo que nos deben desde 2011, es una retención de servicio, no estamos haciendo un paro ni un piquete. Lo que pasa que esta planta se maneja con gente especializada por lo tanto no pueden cargarse los camiones e irse, porque se hacen cursos y hay requisitos”, explicó Carlos Vergara, integrante del gremio.

Según pudo confirmar Diario Patagónico, los empleados de seguridad de las plantas son quienes realizan el servicio de precintado y control de carga. De esa forma, ayer en Comodoro Rivadavia no salieron alrededor de 80 camiones que abastecen de nafta y gasoil a las estaciones de servicio de todo Chubut.

Ante este panorama, por la tarde se temía por la escasez de combustible, ya que en caso de que no se llegara a un acuerdo dentro de las primeras 48 horas, los surtidores iban a sufrir desabastecimiento.

“Esperamos, se charló, se conversó, y hemos llegado a esta circunstancia, a nosotros tampoco no nos gusta molestar a la población con el tema del combustible, es una realidad, pero lamentablemente no nos queda otra cosa”, agregó Vergara.

CONCILIACION

En Comodoro Rivadavia la medida también afectó a los yacimientos Manantiales Behr, El Trébol y Escalante, donde cinco patrullas de vigilancia, integradas por 35 empleados, dejaron de prestar servicio, interrumpiendo la producción.

Las consecuencias de las medidas obligaron a los funcionarios a tomar cartas en el asunto. Ayer por la tarde, Gutiérrez, mantuvo una reunión con el gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta; el ministro de Gobierno de esa provincia, Daniel Slopper y el secretario de Trabajo, Luis Silva.

Fue allí donde finalmente se acató la conciliación obligatoria. El encuentro se realizó en Santa Cruz por ser la provincia con mayor cantidad de afiliados afectados al reclamo. En ese marco, se decidió que la primera audiencia se celebre el 1 de julio a las 10, en la sede de la Secretaría de Trabajo de Caleta Olivia.

En principio se supo que hay un principio de acuerdo, incluso antes del encuentro las empresas habían realizado una oferta, pero todavía había una diferencia de 1.500 pesos con lo solicitado por el sindicato, según informaron fuentes gremiales a este medio. Ello se terminará de resolver en el encuentro del lunes.

Comentá la nota