Vino Moyano y partió la CGT en tres pedazos

Vino Moyano y partió la CGT en tres pedazos
Saillén dijo que el camionero vino para dividir, durante un acto de Luz y Fuerza en Feriar.

La presencia de Hugo Moyano el sábado, durante un acto de Luz y Fuerza en el Complejo Feriar, provocó un nuevo cisma en el movimiento obrero de Córdoba, luego de que el titular de la CGT Rodríguez Peña, Mauricio Saillén, se retirara del acto en señal de repudio a declaraciones del camionero y titular de la Central Azopardo.

Moyano planteó que había que hacer un replanteo de la CGT Nacional y Popular para que el nuevo secretario General sea el lucifuercista, Gabriel Suárez, pretendiendo desplazar a Saillén por su reciente acercamiento a la Casa Rosada a través de reuniones con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina y, hasta un breve encuentro, con Cristina Fernández de Kirchner.

“No me sorprende para nada la actitud de Moyano en contra de mi persona, ni las conductas que éste últimamente vino tomando y que fueron los motivos de que yo me retirara de su lado”, dijo Saillén, quien agregó que el líder camionero “desde mi punto de vita y también de muchos compañeros del país, ya es el pasado, ya fue...”.

Incluso Saillén fue más allá y dijo que “Moyano está para quedarse a cuidar sus nietos”, y señaló que “él piensa que el movimiento obrero debe ser un club de amigos o un clan familiar, y esto no es así, yo no me presto como algunos para embaucar a los compañeros trabajadores detrás del proyecto que representa a Mauricio Macri y Francisco De Narváez”.

“Esto concretamente es volver a la década del noventa, y Moyano debe entender que su ciclo está terminado, y que vino a Córdoba a engañar a los trabajadores, en lugar de unir vino a crear otra CGT que es la de Macri, es decir que hoy en Córdoba ya hay tres centrales obreras, la mía que es la que representa los intereses genuinos de los trabajadores, la del compañero legislador José “Pepe” Pihen y la de Macri, a la que Moyano puso al frente a Gabriel Suárez”.

Por último, el titular del Surrbac consideró que “Moyano hoy con su alocada ambición personal y soberbia, está tomando direcciones que creíamos que ya las habíamos superado, y es por esto que creíamos que ya las habíamos superado, y esta actitud mía ya la están tomando como ejemplo otros compañeros de seis provincias del país”.

“Creo que Moyano perdió el rumbo y la coherencia que antes tenía y que lo hizo grande cuando estaba al lado de Néstor Kirchner”.

Por su parte, Pascual Catramboni, segundo de Saillén, dijo a LA MAÑANA que se quedarán al frente de la CGT Nacional y Popular, y que si Moyano quiere cambiar autoridades que convoquen a elecciones, porque esto “no es una monarquía”.

Consideró que “Moyano vino a dividir al movimiento obrero”, y que el hecho que estén respaldando al modelo nacional “no significa que hayamos abandonado los reclamos por Ganancias o asignaciones familiares, sino todo lo contrario, seguimos buscándolas pero a través de la vía del diálogo”.

La CGT de Pihen y otros gremios convocaron el miércoles a una marcha de cuerpos orgánicos, en reclamo de que no haya Impuesto a las Ganancias para los trabajadores. “Nosotros compartimos este reclamo”, acotó Catramboni.

Finalizó diciendo: “Estamos con el Proyecto Nacional y Popular porque es el que nos inculcó Moyano”, al tiempo que afirmó que ahora “no nos vemos en una foto con Macri, José Manuel de la Sota o De Narváez”.

Así, la siempre pretendida unidad del movimiento obrero cordobés parece cada vez más lejos de producirse, y el anhelo expresado por Moyano de buscar la unidad es hoy más que nunca una utopía.

Comentá la nota