La violencia dividió aguas entre estatales

Pese al silencio de la dirigencia, referentes gremiales reprochan el accionar violento de activistas de Luz y Fuerza y el Surrbac en la protesta. Recién el lunes se reunirán para definir cómo continúa el plan de lucha contra la reforma previsional de De la Sota.
Los graves incidentes ocurridos el jueves en la protesta contra la reforma jubilatoria dividirán las aguas entre los gremios estatales, ya que algunos consideran que hubo sindicatos que tuvieron responsabilidad en el inicio de los disturbios.

El próximo lunes, a las 16, está convocada un nueva 
reunión de la conducción de los gremios estatales en la sede del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), para definir cómo seguirá el plan de lucha contra la ley que difiere el pago de los aumentos a los jubilados.

“Ahora hay que mezclar y dar de nuevo”, graficó una fuente sindical respecto de cómo seguirá la lucha de los estatales.

En la reunión que realizaron los gremios tras los incidentes, hubo reproches contra la acción de activistas de Luz y Fuerza, quienes fueron, junto con el sindicato de recolectores de basura (Surrbac), los que arrojaron más bombas de estruendo, aun antes de los incidentes. El Surrbac –aunque no es estatal– asistió como integrante de la CGT “Rodríguez Peña”.

Aunque los jefes de los gremios mantienen una suerte de pacto de silencio respecto de quiénes fueron los responsables de la lluvia de bombas de estruendo contra la Policía –lo que derivó después en la represión–, internamente hay un pase de facturas que puede fisurar el frente sindical.

Pese a que evitó identificar gremios, Rubén Daniele, titular de los municipales (Suoem), fue el único dirigente que admitió en declaraciones a la prensa que los disturbios fueron protagonizados por trabajadores y no por infiltrados. Daniele calificó los hechos de violencia “como una traición al plan de lucha”.

“Con esto que pasó, vamos para atrás”, admitió off the record otro dirigente de un gremio estatal.

Desde que se inició el plan de lucha contra el ajuste jubilatorio, la seguridad fue uno de los temas que más desveló a los organizadores de las marchas.

Antes de los incidentes, el plan de lucha para la semana próxima preveía llevar las protestas al interior, que arrancarán en las ciudades de Río Cuarto, Villa María y San Francisco.

Los estatales decidieron postergar para el lunes una carta abierta que iban a dar a conocer el jueves, en la que se le respondería al titular de la Anses, Diego Bossio, quien calificó las jubilaciones provinciales como “casi de privilegio”.

Se desconoce si ese pronunciamiento se dará a conocer, como también si se mantendrán firmes los pedidos de audiencia con Bossio y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Poco antes de los incidentes, el kirchnerista Juan Leyría, titular de Luz y Fuerza, dijo a este diario que “repudiaba totalmente” las expresiones de Bossio. “Sabemos que el Gobierno nacional ha hecho muchas cosas, pero lo que sea contra los trabajadores no lo vamos a aceptar”, concluyó Leyría.

El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba tendría previsto una movida en la ciudad de Córdoba para el miércoles próximo, aunque se desconoce sus características o si se mantendrá tras los incidentes.

Comentá la nota