Volvió el servicio, pero sin garantías

Desde anoche los colectivos circulan normalmente. La situación de Ciudad de Córdoba podría definirse hoy. La empresa pidió 15 días, pero el Ejecutivo la emplazó.

Paulatinamente y con apoyo policial para garantizar la seguridad de bienes y pasajeros, anoche se restablecía el servicio de transporte urbano en la ciudad de Córdoba tras algo más de 24 horas de paro absoluto.

La normalización llegó primero, alrededor de las 19, a las tres zonas servidas por las firmas Coniferal, Ersa y Autobuses Santa Fe.

Y casi un hora después se les sumó Ciudad de Córdoba, que fue justamente la empresa en la que detonó el conflicto el lunes por la tarde, a partir del reclamo de sus choferes para que la Municipalidad ratifique a la firma como prestataria y acceda a firmar con ella contrato a 10 años.

Ese foco inicial se había extendido rápidamente el lunes al resto del sistema con la declaración de un salvaje paro “por tiempo indeterminado”.

El panorama se empezó a despejar luego de que el Ministerio de Trabajo provincial decretara ayer la “ilegalidad” de la medida, en razón de que no estaba afectado ningún derecho laboral de los trabajadores que se pudiera invocar como motivo de la protesta.

Además, el propio intendente Ramón Mestre salió a advertir a todas las empresas con disponer la caducidad de licencias si no deponían el paro.

También esgrimió una clara presión hacia los choferes, a quienes les enrostró desconocer acuerdos previos refrendados ante la autoridad laboral.

“Hemos cumplido con nuestra palabra de garantizar la fuente de trabajo, pero están incumpliendo la ley, con lo cual, lo que les haya prometido ya no es válido”, dijo el intendente, amagando con retirar la protección a la estabilidad de los trabajadores.

En el caso de Ciudad de Córdoba, sus empleados y directivos deslizaron anoche que disponían de un plazo de 15 días para ofrecer al municipio un plan de capitalización.

Sin embargo, desde el Ejecutivo ratificaron que el ultimátum oficial para que la firma ofrezca certezas sobre su situación económico-financiera vence hoy mismo. 

Atípico

El reclamo que tuvo en vilo a los usuarios fue, en rigor, lo más parecido a un lock-out patronal con apoyo sindical, ya que los trabajadores exigían que la Municipalidad confirmara a Ciudad de Córdoba como prestataria en el sistema.

La situación de esa firma pende de un hilo, dado que arrastra serios problemas financieros y el Ejecutivo no está dispuesto a que siga brindando servicio si no demuestra fehacientemente estar en condiciones de poder hacerlo sin requerir constante asistencia financiera al municipio.

Lo que más cambió entre el lunes, en que se generalizó el conflicto, y ayer, en que hubo un lento repliegue de las cuatro empresas, fue la actitud oscilante de la conducción de UTA.

Esa dualidad facilitó primero que se potenciara el problema y ayer lo atenuó un poco, pero luego de que los usuarios fueran condenados una vez más a quedarse a pie por más de 24 horas.

Tras varias semanas en que vio desde fuera el conflicto entre Ciudad de Córdoba y la Municipalidad, el gremio de choferes se involucró decididamente el lunes, apoyando el reclamo de los choferes de esa firma.

Pero ayer, tras las intimaciones oficiales a retomar servicio y una vez que comprobaron que salvo Ciudad de Córdoba las otras empresas tenían firmes sus adjudicaciones como prestatarias, UTA retomó la normalidad del servicio.

La regularización se vio interrumpida en un primer momento por agresiones que choferes de Ciudad de Córdoba concretaron contra una unidad de Ersa, impidiéndole circular. Algunos choferes se replegaron y denunciaron falta de garantías. Luego eso se solucionó.

Pasadas las 20, el intendente Mestre se entrevistó en El Panal con el ministro de Gobierno, Walter Saieg, para pedirle que la Policía sostuviera e incrementara el operativo de vigilancia tendiente a garantizar la circulación de colectivos.

Una UTE como salida

Esteban Dómina (Concejal Frente Cívico). “Lo primero es decidir si Ciudad de Córdoba sigue o no. Formar una UTE entre las otras empresa es una alternativa”.

Licitar corredores

Olga Riutort (Concejala Eva Duarte). “Si Ciudad de Córdoba no está en condiciones de dar el servicio, deben licitarse los corredores. Los empleos están garantizados”.

Decisión municipal

Claudia Martínez (Concejala Unión por Córdoba). “Esta informalidad hace que el transporte esté en emergencia. A la empresa que no presta servicio se le debería quitar la concesión”.

Pudo evitarse

Marcelo Rodio (Concejal Peronismo que viene). “La culpa es del intendente y de la comisión fiscalizadora que analizó las cuatro empresas y no vio la situación de Ciudad de Córdoba.”

Apoyo a Mestre

Unión Cívica Radical (comunicado del partido). “La conjura de intereses (...) que históricamente maneja el transporte en la ciudad priva al pueblo trabajador de un servicio esencial”.

Comentá la nota