El CEC vuelve a la carga para lograr el descanso dominical

El gremio de los empleados de comercio sumó fuerzas de dirigentes de otras provincias en su objetivo de que los súper e hipermercados y los shoppings no sigan abriendo los domingos.
Los sindicatos de comercio del Oeste argentino se reunieron para insistir con un reclamo que desde hace años llevan adelante: que los supermercados cierren los domingos, otorgándoles de esa manera el descanso a sus empleados. El Centro de Empleados de Comercio (CEC) mendocino, que dirige Guillermo Pereyra, sumó así las fuerzas de gremios de Córdoba, San Luis y San Juan.

Desde setiembre del 2010 está en las comisiones de Legislación y Asuntos Constitucionales y de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados una iniciativa del por entonces diputado Rogelio Gil (PJ) para prohibir la apertura los domingos de los locales comerciales incluidos en el convenio de trabajo de los empleados de comercio.

Pereyra sumó ahora el apoyo de sus pares, entre ellos el diputado Raúl Ávila, secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio de San Juan, quien presentó un proyecto de ley que propicia el cierre de los comercios el domingo. El objetivo es permitir el reencuentro familiar.

“En el año 1903 salió la primera ley sancionando el descanso dominical. Estamos en el 2013 y hemos retrocedido, y esto es una forma de explotación más que tienen las grandes cadenas. Lo único que les interesa es una tasa de ganancia: cuánto van a ganar y cuánto van a remitir al exterior”, bramó Ávila.

Y siguió desguazando algunos argumentos planteados por el sector empresario para abrir las puertas de sus locales en jornadas dominicales.“Nos engañan con un supermercado que supuestamente nos vende más barato el domingo. El que va a un supermercado a pasear termina comprando cosas que ni siquiera necesita y las paga más caras. Que el empleado que no trabaje el domingo va a cobrar menos también es falso, porque muchas veces, por cobrar las horas extras el domingo, el trabajador no está cobrando el salario familiar porque ha superado el tope”, se explayó.

“No es un tema laboral, es un tema social. Es necesario fortalecer nuevamente la familia”, lanzó el diputado sanjuanino. En esa provincia realizaron una encuesta a 963 empleados de comercio, de los cuales el 87% se manifestó en contra de trabajar los domingos.

“No hay una sola empleada de comercio que haya dicho que quiere trabajar ese día, porque es el único que puede estar con los hijos”, ejemplificó el legislador.

Y cerró: “No se va a vender menos, se va a vender igual, y los clientes, en vez de ir a pasear a un supermercado, van a ir a los lugares turísticos que tiene la provincia”.

Denuncian a Átomo

Durante la reunión interprovincial de los dirigentes sindicales mercantiles resurgió otro viejo enfrentamiento que suma una nueva batalla: los empleados de comercio contra la empresa Millán SA (Átomo Supermercados).

Los sindicalistas, con el mendocino Guillermo Pereyra a la cabeza, acusaron a Átomo de “gravísimas irregularidades”, y de incumplimiento a las normativa laboral y de higiene y seguridad.

Además denunciaron connivencia con el poder político y que la muerte de un afiliado se produjo al conducir un camión sin contar con las 12 horas de descanso establecidas por ley.

La falta de pago de horas extras, los descuentos de la pérdida de mercadería y de días por enfermedad, el pago por parte de los trabajadores de exámenes preocupacionales y atropellos a la libertad sindical fueron algunas de las irregularidades que denunciaron.

Pereyra fue más allá y acusó al poder político de amparar a la empresa. “Hay connivencia política. A esta empresa hay alguien que la está defendiendo en las sombras y pasa en todas las provincias, pero no pasa eso con otras cadenas. Hay un mecanismo aceitado que funciona hace años. Son el staff de jefes y de asesores, no los funcionarios que están a cargo”, apuntó el sindicalista.

Y advirtió que avanzarán con acciones gremiales propias del estado de alerta y movilización que desde hoy mantienen: escraches, marchas y, una vez agotadas esas instancias, el paro.

Comentá la nota