Vuelve a estar en duda el futuro de la autopartista Paraná Metal

Vuelve a estar en duda el futuro de la autopartista Paraná Metal
El grupo empresario condicionó la reapertura de la planta a un compromiso sindical
SANTA FE.- A pesar del acuerdo alcanzado hace una semana, el futuro de la autopartista Paraná Metal continúa siendo incierto. El grupo controlante encabezado por el empresario kirchnerista Cristóbal López condicionó la reapertura de la planta a que la dirigencia sindical "asuma el compromiso que tiene que asumir para no afectar la producción y permitir que la fábrica sea sustentable a largo plazo".

El anuncio empresario volvió a poner en el centro del debate el futuro de la autopartista, que parecía asegurado después del compromiso asumido la semana pasada por el gobierno nacional para subsidiar a la firma con $ 1,8 millones mensuales hasta abril de 2011.

El presidente del grupo inversor que gerencia Paraná Metal, Fabián De Souza, aseguró que el acuerdo alcanzado hace una semana en el Ministerio de Trabajo de la Nación con los representantes de los trabajadores es "precario", y para efectivizarlo se necesitan cumplir algunos requisitos.

De Souza adelantó que se reunirá posiblemente mañana con los representantes gremiales y la comisión interna de la empresa porque "no se pueden poner más palos en la rueda y hay que ponerse a producir".

"El acuerdo es precario, y para hacerlo efectivo se necesitan tres condiciones: el recupero de los clientes, el acompañamiento de los accionistas y la aceptación de la jueza del concurso, porque si no puede decretar la quiebra en cualquier momento y todo lo que se hizo sería en vano", añadió el empresario.

Ante una consulta, De Souza aseguró que "el desencadenante de este conflicto fue el incumplimiento de la palabra", y recordó que cuando su empresa hizo uso de la opción de compra, llegó a un acuerdo con los representantes gremiales y la seccional villense de la UOM, porque "desabastecer el mercado significaba la muerte de Paraná Metal. Se comprometieron por cinco años a hacer los aportes necesarios para hacer las inversiones y financiar el capital de trabajo. Nosotros hicimos el esfuerzo, no echamos a ningún trabajador sin justa causa y nos encontramos con una irresponsabilidad absoluta de parar la compañía entre 15 y 16 días porque no nos pusimos de acuerdo en cómo se informaba en el recibo de sueldo el aumento que había acordado la UOM nacional", se quejó el empresario.

"Claramente, hubo un enfrentamiento con el compromiso que asumimos todos en noviembre, sabiendo que esta compañía estaba en terapia intensiva", agregó.

Inversiones

Según señaló De Souza, la empresa MyS lleva invertidos en la autopartista más de $ 42 millones, que no alcanzaron a actualizarla porque venía de "20 o 25 años de desinversión", y estimó que harían falta unos $ 20 millones adicionales para ponerla nuevamente en funcionamiento.

El grupo empresario que encabeza Cristóbal López puso un pie en Paraná Metal, a través de su controlada Inversora MyS, hace casi dos años, cuando firmó una opción de compra por las acciones que tenían las firmas Mansud y CLFG, integradas por una mayoría de ex directivos de Acindar, una de las empresas más grandes de la zona

Coment� la nota