Vuelve Moyano a parar plantas de Siderar

El sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, prometió retomar hoy el conflicto con Siderar por las indemnizaciones de 18 choferes de una empresa transportista, y amenazó con extenderlo a otras fábricas del gigante Techint, el grupo al que pertenece la siderúrgica.
Moyano resolverá esta mañana con dirigentes de su gremio si reanudar de inmediato los bloqueos a las plantas fabriles a pesar de que el Ministerio de Trabajo extendió ayer la tregua que había dictado en medio de la disputa.

La semana pasada el sindicato paralizó todas las fábricas de Siderar en la provincia de Buenos Aires y en Rosario tras alegar que la firma que dirige Paolo Rocca debía asumir las indemnizaciones de los trabajadores de la transportista quebrada Vilaltella & Valls. Según los dirigentes, la deuda por ese concepto alcanzaría unos 10 millones de pesos. Siderar se declaró ajena al conflicto, pero envió a directivos a las reuniones que se desarrollaron la semana pasada en la cartera laboral.

Ayer hubo un nuevo encuentro con gremialistas y representantes empresarios. Desde la transportista ofrecieron pagarles a los trabajadores con el producto de la venta de los camiones, lo que fue rechazado. Participaron en la negociación el secretario adjunto del sindicato e hijo del número uno, Pablo Moyano, y el responsable gremial, Marcelo Aparicio.

Ante la falta de acuerdo Trabajo resolvió extender por cinco días más la conciliación que había dictado por el mismo plazo la semana pasada. "Nadie nos notificó todavía de esa conciliación. Que el ministerio haga lo que quiera, nosotros sabemos lo que tenemos que hacer", advirtió anoche Aparicio. El dirigente avisó que entre las opciones no descartaba la vuelta hoy mismo de los camiones a las puertas de Siderar y tampoco extender esa medida a otras plantas de Techint.

Al promediar el conflicto, la siderúrgica advirtió que de continuar paralizadas sus actividades, correrían riesgo ramas industriales que utilizan como insumo la chapa de acero y la hojalata provista por la compañía, como las terminales automotrices y la construcción.

No es la primera vez que se enfrentan los dos pesos pesados. En 2010 Moyano impulsó un bloqueo generalizado a Siderar por una disputa similar, que se extendió durante varios días entre julio y septiembre. Para el gremio la prioridad entonces y ahora fue que la compañía de Techint asumiera los pagos como supuesto responsable solidario de los incumplimientos de sus contratistas.

Coment� la nota