Vuelven los bloqueos de Moyano

Vuelven los bloqueos de Moyano
El sindicato de Camioneros mantiene tomados tres supermercados mayoristas en varias ciudades de la provincia de Buenos Aires en reclamo de la afiliación de sus trabajadores
Por Alfredo Sainz |

El incipiente romance entre Hugo Moyano y un sector de la clase media ya tuvo su primera pelea. El sindicato de camioneros volvió a bloquear supermercados en reclamo de la afiliación de los empleados del área de logística, hoy agremiados en el sindicato de comercio. Por el momento, la medida se limita a tres bocas de las cadenas de capitales nacionales Maxiconsumo y Danisant, aunque en el sector temen que se extienda a otras empresas especializadas en la venta mayorista.

El bloqueo se inició a última hora del lunes pasado en los dos supermercados que tiene la cadena de venta mayorista Maxiconsumo -famosa para el gran público por ser la dueña de la marca de alimentos Marolio- en las ciudades de San Nicolás y San Pedro. En la tarde de ayer, la medida de fuerza se extendió a la sucursal que tiene Danisant (una empresa especializada en la comercialización de artículos de limpieza) en la localidad de Don Torcuato.

El reclamo de Camioneros pasa por lograr la afiliación de todos los trabajadores que se desempeñan en tareas de distribución y carga de productos -desde los operadores de los autoelevadores hasta el personal de reposición y los armadores de pedidos (picking, en la jerga del sector)- y que hasta ahora están afiliados al Sindicato de Empleados de Comercio.

"Estamos sufriendo un nuevo ataque de Camioneros, con los supermercados bloqueados y el acceso completamente cerrado. Por el momento, no sabemos si se trata de un problema exclusivo de la zona norte de la provincia de Buenos Aires o si vienen por todos los supermercados mayoristas", señaló Alberto Guida, presidente de Cadam, la cámara que reúne a los mayoristas.

El conflicto tiene como antecedente una medida de fuerza originada por el mismo tema en 2010, que afectó durante varias semanas las operaciones de varios mayoristas y que concluyó con el traspaso de parte de los empleados de Comercio a Camioneros. "La verdad es que no entendemos qué hay detrás de esta medida, porque hace dos años ya acordamos el traspaso de todos los empleados del área de logística al gremio de Camioneros", se lamentó Guida. En el sindicato de camioneros optaron por no responder a las llamadas de LA NACION.

Efecto retardado

Los mayoristas no le venden directamente al consumidor final y sus clientes son los pequeños comercios minoristas, desde almacenes y quioscos hasta los autoservicios chinos, con lo cual un problema en el abastecimiento de los mayoristas tarda unos días en llegar al consumidor final. "Nosotros tenemos stock para aguantar cuatro o cinco días, con lo cual si se llega a generalizar esta protesta a todos los mayoristas, el problema no sería inmediato", explicó Yolanda Durán, presidente de Cedeapsa, la cámara que reúne a los autoservicios chinos.

El negocio mayorista de alimentos y bebidas está claramente controlado por un grupo de cadenas de origen nacional como Vital, Maxiconsumo, Diarco y Yaguar, mientras que las únicas empresas internacionales que pudieron hacer pie en el rubro hasta el momento fueron la holandesa Makro y la francesa Carrefour, que debutó en el sector hace un par de años con sus primeras sucursales de venta al por mayor.

La intención de Moyano de avanzar sobre la venta mayorista de alimentos y bebidas data de hace por lo menos cinco años, cuando organizó los primeros paros en los locales de algunas empresas del rubro que derivaron en el pase al sindicato de camioneros de algunos pocos empleados por local, básicamente, aquellos asignados a tareas de logística..

Comentá la nota