Vuelven las marchas de los Autoconvocados en repudio a la política sanitaria oficial

 Vuelven las marchas de los Autoconvocados en repudio a la política sanitaria oficial
Desde el gremio SITAS, que nuclea a los galenos combativos, se decidió concretar una movilización a la Legislatura el miércoles próximo con el objeto de reclamar por el tratamiento de la Ley de Carrera Sanitaria. Además, se criticó el método de evaluación ministerial para calificar a los profesionales del sector. Advierten sobre la falta de insumos.
La tregua concretada entre la administración alperovista y los trabajadores autoconvocados de la Salud amenaza seriamente con resquebrajarse ante la molestia e indignación por parte de los sanitaristas como consecuencia de una serie de falencias estructurales que se registran en el sistema.

A ello debe agregarse la disconformidad total por la mora en el tratamiento parlamentario respecto a la Ley de Carrera Sanitaria y la puesta en práctica de un método de evaluación para con los agentes del sector que levantó su repudio.

Las quejas se plasmaron ayer en una asamblea llevada a cabo en el hospital de Niños, donde los referentes del SITAS (brazo gremial que nuclea a los galenos combativos) de los diversos nosocomios provinciales y áreas operativas regionales decidieron que el próximo miércoles en horas del mediodía se concrete una marcha hacia el Palacio Legislativo en aras de que sus reclamos sean escuchados por los parlamentarios que forman parte de la Comisión de Salud.

Uno de los puntos que propició el mayor malestar fue el relacionado con la aplicación de un sistema de evaluación diagramado por el Ministerio conducido por Pablo Yedlin, puesto que los autoconvocados argumentan que tal mecanismo no se constituiría en un estímulo para el perfeccionamiento y capacitación de los trabajadores, sino que se apuntaría a "condicionar el resultado a criterios subjetivos y hasta caprichosos, por sobre los criterios de méritos y razonabilidad", sostuvieron.

Es en este sentido que la secretaria general del SITAS, Adriana Bueno sostuvo que "no es la pretendida evaluación que nosotros queríamos con el objeto de jerarquizar al personal de salud en cuanto a sus actitudes académicas, profesionales y de capacitación, es más un examen psicológico que están por implementar".

Denunciaron además que la grilla evaluatoria fue elaborada unilateralmente por el SIPROSA, lo cual se inscribiría en un incumplimiento a lo suscripto en el acta acuerdo firmada en agosto de 2011, entre el gremio y el Gobierno.

"No nos oponemos a que nos evalúen, pero debe ser en los dos sentidos, tanto desde aquellos que ocupan los cargos jerárquicos hacia los niveles inferiores, como también a la inversa, esto determinará un mejoramiento en el sistema y estamos dispuestos a esa situación", planteó el secretario adjunto del movimiento, Julián Nassif.

Como se recordará, a mediados del mes pasado, el secretario ejecutivo médico del SIPROSA, Fernando Avellaneda, firmó la Resolución Nº 613 en la cual se establece que a partir de septiembre se aplicarían las evaluaciones al personal tanto de planta permanente como temporarios de cada uno de los nosocomios de la Provincia.

En el articulado de la norma se especificó que el método de calificación de los agentes sería adoptado en razón de lo determinado por la Ley de Carrera Sanitaria.

Justamente, esta es una de las aristas cuestionadas por el sector, al argumentar que aspectos de dicho marco normativo aún no se encuentran reglamentados, por lo que pretenden una discusión para la sanción de una nueva Ley.

"Están basándose (las autoridades ministeriales) en la ley que dicen que está vigente pero sólo en cuestiones que marcan obligaciones, pero dejando de lado nuestros derechos, por lo que en ese marco decimos un no rotundo a esa pretensión de evaluación", remarcó Nassif.

Paralelamente, dejaron claramente asentada su contrariedad por quiénes serán los responsables de llevar a la práctica el examen aptitudinal. "La mayoría de ellos nunca cursaron sus cargos, fueron puestos a dedo y responden de manera incondicional a las directivas del SIPROSA, practicando una vergonzosa obediencia debida", adujo Bueno.

Recortes y problemas

Asimismo, en el momento en que cada uno de los delegados del SITAS exponía la situación que atravesaban los respectivos nosocomios y CAPS a lo largo del territorio tucumano, saltó a la luz una queja constante debido a la escasez de insumos para hacer frente a los servicios sanitarios que se requieren por parte de la población.

"Es común el panorama en cada uno de los lugares, donde se nota la disminución sensible del aporte de insumos, a ello debe sumarse la falta de respuesta a lo que es el paciente ambulatorio en la provisión de medicamentos especialmente con jarabe dipirona, betametasona. Hay una política de desguace de la farmacia Oficial, una disminución en lo que es la calidad de los insumos descartables que estamos recibiendo, lo que hace que lo barato salga caro en Salud", manifestó la titular del SITAS.

En esta línea, uno de los referentes del Hospital Padilla, René Cazón, elevó sus objeciones para con aquellos funcionarios encargados de controlar el esquema de aprovisionamiento que se habría determinado en una suerte de recortes presupuestarios a poner en práctica en las dependencias sanitarias.

"Toda esta gente que controla los gastos, contadores en su mayoría, no tiene la menor idea de que es la medicina. Nos exigen a los médicos que ahorremos a la hora de indicar y recetar medicamentos, sin tener en cuenta que la reducción de los costos va en desmedro de la salud de los propios pacientes. Ni siquiera tienen el valor de presentar ante la comunidad todo el plan de reducción", indicó el profesional.

Como consecuencia de este panorama, los galenos advirtieron que comenzaron a producirse situaciones tensas entre el personal de los hospitales con los propios pacientes y sus familiares. "Cuando no tenemos el material se producen hechos de violencia, la gente cree que los tenemos a los medicamentos debajo del colchón, y esa bronca la tienen que canalizar al Ministerio de Salud y al Gobernador porque él está viviendo en una nube, no es verdad que tenemos todo lo que necesitamos o sabíamos darle a los pacientes", comentó, molesta, Adriana Bueno.

La suma de todas estas falencias y desavenencias propiciaron la marcha del miércoles próximo, puesto que, además, la última reunión entre el sector y los legisladores se efectuó en abril pasado, momento donde se acordó la necesidad de actualizar los fundamentos y reglamentaciones expuestos en la Ley de Carrera, hasta ahora sin recibir una respuesta oficial.

Comentá la nota