Vuelven los tercerizados y se normaliza la recolección

Unos 195 agentes salieron a cumplir rutas anoche. En Trabajo, siguen el lunes.
La prestación del servicio de recolección de residuos de la ciudad de Córdoba se terminaría de normalizar en las próximas horas, debido a la efectiva reincorporación a esas tareas de los 195 empleados tercerizados, cuya continuidad laboral estaba en duda.

La novedad surgió a partir de un acuerdo alcanzado ayer en la segunda audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo provincial, tras haberse dictado el martes la conciliación obligatoria en el conflicto que afectaba a la empresa Crese desde la semana pasada.

Participaron en la reunión representantes de Crese, de la Municipalidad de Córdoba, del Surrbac (gremio de recolectores) y también de la firma Guía Laboral, que fue quien aportó a la empresa municipal los mencionados trabajadores, a fines de 2010, para una vinculación eventual que luego se convirtió casi en permanente.

Pasadas las 19 y cuando las tratativas acumulaban ya ocho largas horas, fue el propio gremio quien oficializó –a través de su cuenta en Twitter– el regreso al trabajo de los tercerizados.

Mediante esa red social les comunicó a los trabajadores que debían presentarse en Crese, en los casos que correspondiera, a las 20 de ayer, para iniciar el recorrido nocturno de recolección de basura.

La situación de los 195 tercerizados fue lo que hizo terminar de explotar en Crese, el pasado sábado, el conflicto que se había iniciado un día antes por un reclamo gremial de pago de deudas con la obra social, seguro y ART.

Crese había enviado ya un preaviso a Guía Laboral para anunciar su decisión de no renovar el vínculo con esos trabajadores, en un intento por achicar gastos operativos.

Pero, paralelamente, la empresa municipal tiene acumulada con Guía Laboral una deuda cercana a los 18 millones de pesos por prestaciones impagas desde agosto último.

Este tema todavía no se abordó a fondo en Trabajo y será motivo de la próxima audiencia, convocada para el lunes a las 9.30. También queda por definir la situación futura de los tercerizados, que ayer volvieron a Crese en esa misma condición legal y no como empleados de planta.

Otro punto en el que avanzó la audiencia de ayer fue en la cancelación de deudas de la gestión Mestre para con el Surrbac. El subasesor Letrado municipal, Alfredo Sapp, señaló que entre ayer y hoy el municipio se pondrá al día con deudas por obra social (un millón de pesos), cuota sindical (1,1 millón de pesos) y Federación de Camioneros (206 mil pesos).

Con estos avances, la Municipalidad al menos logró reencauzar provisoriamente 
la prestación del servicio 
de limpieza y aprovechar al máximo los beneficios de la conciliación.

Sin embargo, todavía resta encarar la discusión económica por la deuda con Guía Laboral, que el municipio pretende incluir en el régimen de consolidación y pagarla a largo plazo, con títulos.

En otro orden, el conflicto también implica una dura advertencia para el intendente Ramón Mestre en su pretensión de reestructurar los costos de Crese y avanzar hacia la privatización.

Si la decisión de no renovar 195 contratos desató tremendo litigio, que tuvo a la ciudad tapada de basura varios días, ¿qué se puede esperar para cuando la avanzada apunte al personal efectivo o a una reducción de costos salariales y contrataciones onerosas?

Desde el oficialismo no se cansan de repetir que cuando se fue Cliba en 2008, Crese arrancó con 1.200 empleados 
y que en tres años esa cifra 
se elevó a más de 1.800 trabajadores si se contabilizan los tercerizados.

Desde la óptica oficial, ese incremento de personal en 
un 50 por ciento supone un esquema de costos que la Municipalidad no está en condiciones de afrontar.

Comentá la nota