Worman: “Si esto sigue así, vamos a tener problemas con el agua”

En horas de la mañana de ayer, un grupo de 30 trabajadores irrumpieron en las instalaciones de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios “con bombos, cánticos y agravios, desplazando a un grupo de empleados que no pudieron continuar trabajando”, relató el presidente del organismo Guillermo Worman, quien también describió, que durante una asamblea trabajadores de ATE votaron por su destitución.

El funcionario, explicó que “un grupo de 20 o 30 trabajadores, algunos empleados de la DPOSS y otros ajenos ocuparon las oficinas de presidencia y atención al público con cánticos, agravios, bombos” y agregó que hasta que llegaron Carlos Córdoba, Roberto Camacho y Patricia Blanco, quienes estaban en el lugar “estuvieron haciendo todo tipo de consideraciones, insultos y agresiones verbales”.

Lo sorprendente fue que “no hubo reclamo puntual” para con la entidad, por lo que Worman supuso que “el malestar de algunos sectores tiene relación con el paquete de leyes que se aprobó en enero. Les propuse elaborar un acta en la reunión con fecha y compromisos, pero no aceptaron. Entienden el diálogo como un proceso de imposición de parte de los gremios que encabezan el conflicto”. En relación con el trabajo específico que realiza la DPOSS, plantearon cuestiones sobre las condiciones de trabajo en la calle y condiciones de las plantas”, situaciones que están tratando de revertir a partir de la actual gestión.

Asimismo, explicó en declaraciones a Radio Provincia que uno de los argumentos de los gremialistas fue que la DPOSS contrató dos empresas exclusivamente para reparar 80 pérdidas detectadas  y agregó que existe la urgencia de llegar a invierno con esa situación resuelta.

Quienes estuvieron en las instalaciones del organismo, inicialmente reclamaron el dialogo mediante una medida de fuerza, y ante las explicaciones por parte de la Presidencia que resultaron en favor de las exigencias de los empleados, pidieron la destitución de Guillermo Worman, lo que evaluó como una acción desmedida, ya que “no coinciden con el perfil de un presidente y piden su destitución, situación que muestra el perfil agresivo que están teniendo estás protestas”.

Por último aclaró que no va a correrse del problema, remarcó que fue a la asamblea y respondió a los planteos, pero subrayó: “Me niego a acostumbrarme a que me aprieten. Soy un hijo de la democracia, las autoridades que votaron las leyes fueron legítimamente electas y sin ningún tipo de observación electoral. Las medidas tienen validez indiscutible y pueden mejorarse si existe vocación de elaborar propuestas y no solo de oponerse”, considero. 

Por último, Worman  recordó que la SITOS no está adherida al paro, incluso ha firmado un acuerdo de paz social con el Gobierno Provincial y, según el funcionario, “estamos a punto de iniciar un proceso de trabajo paritario con el gremio que corresponde a la actividad”. También el funcionario consideró preocupante que determinados sindicalistas sean intolerantes frente a declaraciones públicas que van en contra de las pretensiones de quienes están al frente del conflicto.

Comentá la nota