¿Abuso al modelo sindical?: El caso de empleados de farmacia y farmacéuticos

¿Abuso al modelo sindical?: El caso de empleados de farmacia y farmacéuticos

El modelo sindical argentino es apreciado en todas partes del mundo. Nacido y criado durante los 40’ por impulso de Perón, con el pasar de los años se convirtió en un baluarte en la lucha del movimiento obrero nacional.

Así todo, y a pesar de su apertura y solidaridad, el modelo sufre los abusos y excesos por parte de los dirigentes que forman parte hoy del sindicalismo argentino, no sólo en aspectos referidos a la vida electoral de cada organización sino también sobre la representatividad y representación de los trabajadores.

Un caso particular es el de los empleados de farmacia y los profesionales farmacéuticos.

En el mundo gremial existen -según ley 23.551- sindicatos de actividad, como son los ferroviarios o metalúrgicos) y sindicatos de oficio o profesión, como pueden ser maquinistas o ingenieros. Yendo al ejemplo que nos convoca, ubicamos a los empleados de farmacia en el primer grupo, y los farmacéuticos, en el segundo.

En ese marco, es el empleador quien debe aplicar a cada trabajador su convenio específico: al trabajador sin título el convenio de la actividad, mientras que al trabajador jerárquico, con título y responsabilidades diferenciadas, el convenio de la profesión correspondiente.

Y en esa aplicación es donde surgen los abusos, como lo denuncia el SAFYB, el Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, por el accionar de la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF).

El SAFYB que lidera Marcelo Peretta obtuvo su inscripción gremial en 2006 y su personería gremial nacional en 2010. En 2011 firmó sus convenios colectivos de trabajo (CCT 691 y CCT 707) para representar a los profesionales del sector, logrando beneficios destacables para sus profesionales afiliados con un piso salarial de $50.250 para los directores técnicos de farmacias, laboratorios y droguerías.

En la actualidad, mantiene un conflicto con la ADEF quien, según denunciaron a Mundo Gremial, “quiere quedarse con todo, inclusive con los profesionales matriculados”.

El gremio de los empleados de farmacia es conducido por Víctor Carricarte, heredero del fallecido Alfredo Ferraresi, padre del actual intendente de Avellaneda. “Lo disparatado es que Carricarte ni siquiera es farmacéutico, por lo que además de ilegal su pretención es inmoral”, señalan desde SAYFB.

Estos malos ejemplos dan pie a los gobiernos y empresarios que quieren acabar con el sindicalismo. La mejor forma de defender trabajadores es respetar a cada organización”, reclama la organización que encabeza Peretta.

Existen buenos ejemplos de convivencia: en la actividad ferroviaria articulan la Fraternidad y la Unión Ferroviaria, en la metalurgia comparten la Uom y los Supervisores, y en la Aeronáutica se coordinan los Pilotos, los Maleteros, los Técnicos, las Azafatas y los Pilotos, cada uno en su gremio.

Y a eso apunta el SAFYB en su reclamo, al respeto de la ley y lograr la saludable convivencia entre empleados y profesionales de farmacias. “Las posiciones abusivas y dominantes son deformidades del sistema”, concluyeron desde el gremio.

Comentá la nota