Ahora la mayoría de los gremios docentes admiten la “presencialidad” en las escuelas

Ahora la mayoría de los gremios docentes admiten la “presencialidad” en las escuelas

El cambio de paradigma de los gremios en cuanto a la presencialidad educativa acompañó también la decisión política de la Casa Rosada para que en este 2021 los chicos regresen a las escuelas. Sólo las corrientes de izquierda en gremios como Ademys y SUTEBA manifestaron su oposición a la vuelta a clases por falta de seguridad sanitaria y este viernes llevaron a cabo un acto frente a la Residencia de Olivos donde sesionó el Consejo Federal de Educación.

Es que fue el mismísimo presidente Alberto Fernández quien encabezó el diálogo con los ministros del área de todas las provincias en el que se acordó “una presencialidad segura” desde la semana próxima y la puesta en marcha de un Observatorio para monitorear el funcionamiento de las escuelas en cada distrito.

Del encuentro participaron también representantes de los sindicatos nacionales docentes, como UDA. Su titular Sergio Romero también había estado presente el miércoles en Casa Rosada por la convocatoria al acuerdo de precios y salarios y al hacer uso de la palabra en el Museo del Bicentenario, garantizó el apoyo de la CGT a la asistencia docente a los establecimientos educativos bajo estrictos protocolos sanitarios.

El jueves por la tarde el ministro de Educación, Nicolás Trotta, también obtuvo el apoyo de CTERA e incluso tuvo foto en la sede de calle Azopardo con dirigentes del resto de las centrales gremiales educativas nacionales.

Hasta el combativo Roberto Baradel, titular del Suteba bonaerense y directivo del PJ provincial, acordó con la administración de Axel Kicillof el inicio de clases en escuelas públicas desde el 1° de marzo. “Los protocolos los debatimos con los gremios en octubre”, aclaró desde La Plata una fuente gubernamental que afirmó que las escuelas abrirán el primer día del mes entrante “de acuerdo a la situación epidemiológica de cada distrito”.

Lo cierto es que de una oposición férrea y declaraciones altisonantes, en general contra la administración de Horacio Rodríguez Larreta, que hizo de su “caballito de batalla” la vuelta a clases cuando en el país mandaba el discurso de “paternalismo sanitarita”, los gremios docentes trocaron a una posición más conciliadora y apoyaron el regreso a las aulas bajo medidas preventivas para evitar los contagios del covid y la puesta en marcha del plan de vacunación para el sector.

Con todo, hay agrupaciones de izquierda que se oponen a la vuelta a clases y este viernes lo hicieron notar con una marcha hacia la residencia de Olivos.

Frente a la quinta presidencial, integrantes de Ademys (de CABA) y Suteba Multicolor denunciaron a los “gobiernos que pretenden ajustar los criterios para imponer la mayor presencialidad posible en las aulas, sin garantizar las condiciones sanitarias, edilicias, salariales, presupuestarias, de cargos y laborales para un regreso seguro a las aulas”.

El gremio porteño ya convocó a un paro de 72 desde el 17 de febrero próximo. “No hay medidas de seguridad para el regreso de las clases”, aseguró a radio del Plata, Jorge Adaro, secretario adjunto de la entidad.

Comentá la nota