Bandera de largada al tratamiento del Teletrabajo en el Congreso

Bandera de largada al tratamiento del Teletrabajo en el Congreso

Este martes la diputada y presidenta de la Comisión de Trabajo, Vanesa Siley, convocó a sus pares a una reunión informativa a la que también están invitados la CGT y la CTA.

La secuencia pandemia más cuarentena aceleró los tiempos para que el Congreso empiece a debatir cómo regular el Teletrabajo: este martes próximo por la tarde la Comisión de Legislación del Trabajo, presidida por la diputada Vanesa Siley, organizará la primera reunión informativa. Además de los diputados que integran dicho cuerpo legislativo participarán, si es que asisten al encuentro virtual, dirigentes sindicales de las centrales obreras de la CGT y la CTA como así también referentes obreros de los sectores informático y telefónico. Será el puntapié inicial para empezar a trazar los vectores medulares ya que hay 14 proyectos en danza en la Cámara de Diputados. Y otros siete están en la órbita del Senado.

“El objetivo es establecer presupuestos legales mínimos de regulación y dejar las cuestiones específicas en manos de las Convenciones Colectivas de Trabajo vinculadas a cada sector”, hicieron saber desde el entorno de la diputada Siley. Adelantaron que “los institutos principales que comparten los proyectos ingresados son el establecimiento de la jornada laboral, el derecho a la desconexión digital, el consentimiento por escrito, equipamiento, compensación de gastos, derecho a la intimidad y seguridad e higiene”.

El teletrabajo, nombrado mayormente por su homónimo inglés, “home office”, aceleró su instalación en el ecosistema laboral argentino al ritmo de la pandemia. En efecto, incluso antes del Decreto 297 que implementó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio el 20 de marzo, varias empresas y organismos estatales optaron por mandar a sus empleados con tarea para el hogar. Sin embargo, una ínfima minoría acompañó este proceso improvisado con medidas que igualaran las condiciones laborales con las que los trabajadores contaban en sus puestos presenciales.

Entre las diferencias más marcadas por la virtualidad del teletrabajo, el exceso en la demanda y el incremento de las horas productivas se alzan con los primeros puestos de lo que una legislación debería poner en su lugar. Porque la falsa (y conveniente) creencia de que los que cumplen horario desde casa “no hacen nada”, termina en empleados sobrecargados física y emocionalmente por jornadas que no acaban nunca.

Por mencionar solo algunos de los daños colaterales que el trabajo desde casa ocasiona en muchos individuos: dolores de espalda, cuello y cervicales por las malas posturas en soportes que no están preparados para horas continuas de uso, estrés a raíz del uso de múltiples plataformas para cumplir con las solicitudes de la empresa, problemas de visión por la constante fijación en monitores, trastornos del sueño por la extensión indefinida del tiempo que debe dedicársele a los temas laborales e imposibilidad de desconexión. Todo, en un contexto donde trabajo, familia y ¿ocio? conviven entre las mismas cuatro paredes.

De los 14 proyectos presentados en la Cámara baja, diez son de autoría de legisladores del Frente de Todos. Ellos son los de Walter Correa, Claudia Ormachea, Hugo Yasky, Facundo Moyano, Blanca Osuna, Eduardo Fernández, Silvana Ginocchio, María Martínez, Ayelén Sposito y Graciela Caselles. En tanto, las cuatro iniciativas de la oposición corresponden a Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), Natalia Villa (PRO), Álvaro Lamadrid (UCR) y María Carla Piccolomini (PRO).

Comentá la nota