Brechas

Brechas

Estatales versus privados, un acuerdo paritario versus rebajas en una economía que recién empezará a despegar en agosto.

Por: Pablo Maradei.

Esta semana, la CGT y la UIA congeniaron en que aquellas empresas con trabajadores inactivos deberán pagar el salario con un descuento del 25%. A la ya maltrecha CGT le salieron desde diversos wines a pegarle tildándola de entregista, más allá de que se pueda estar de acuerdo o no, lo que no se puede es no aclarar que esa diferencia es entre quienes trabajan y quienes no. Eso es hacer ruido mediático.

También hubo una reyerta entre el segundo de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar, y el titular del sindicato de Petroleros privados, Guillermo Pereyra. El estatal arguyó que es innecesario firmar un acuerdo con una reducción salarial del 40% cuando rige un decreto de Alberto Fernández que prohíbe los despidos y las suspensiones. El ex senador redobló: “Qué fácil es criticar por algo que le pasa lejos. Pero que sepa Aguiar que este sector que él tanto cuestiona, es el que a fin de mes seguirá aportando para que pueda cobrar su sueldo y sentarse a discutir con su patronal, que es el estado, con la garantía de que seguirá teniendo trabajo”.

Los estatales Hugo Yasky y Carlos Ortega, éste último del Sindicato de Empleados de la ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (SECASFPI), organización que anida en la Anses, salieron también al cruce del acuerdo. El alerta en estos sectores es que Andrés Rodríguez, de UPCN, les haya metido el abrazo del oso: firmó la reducción como CGT desmalezando la compleja discusión.

En Comercio, Armando Cavalieri, pasa algo parecido. Salieron a despegarse de versiones periodísticas que daban cuenta que también habían firmado rebajas salariales del 25%. Obviamente que no maltrató a la CGT porque Cavalieri, como miembro de su secretariado, no iba tirarse un tiro en los pies. Pero sí, siempre hábil, en su comunicado citó el decreto que prohíbe los despidos por 60 días en las actividades no esenciales.

Habituados a romper con la tendencia, en Aceiteros pasó todo lo contrario esta semana. Y con un contexto de tres caídas económicas en simultáneo: al brutal colapso en la actividad económica se le suma la baja cotización de la soja con el agravante de la bajante del río Paraná que ya acumula pérdidas por 300 millones de dólares por carga que no puede cargarse a los buques. Con todo esto, el día jueves “la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina firmó un acuerdo con los representantes patronales de las cámaras CIARA, CIAVEC y CARBIO por la paritaria salarial de los obreros y empleados aceiteros que se encuentran en el Convenio Colectivo de Trabajo 420/05. El nuevo acuerdo paritario lleva el salario básico inicial a $ 68,678,00 a partir del 1° de mayo de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2020, lo que en términos porcentuales implica un aumento del 25%”.

Y no solo eso: consiguieron un bono que, según la categoría, va de 55.000 a 70.000 pesos.

Los camioneros, en tanto, habían firmado en febrero un aumento del 26,5% de enero a junio, llevando la paritaria anual al 49,5%. Ya anunciaron que no aceptarán ni reducción salarial ni reducciones. Es más, pidieron un bono adicional por exceso de trabajo en la pandemia. Junio es el mes que viene y para ese mes se espera el pico de la pandemia.

Recién se estima que en agosto la Argentina empiece tener una actividad robustecida. Hay indicios que dan muestra de eso: a ciertos funcionarios que tendrán actividades en el exterior les confirmaron su pasaje para tomar funciones en septiembre.

Comentá la nota