A 5 días del fin de la conciliación obligatoria, Trabajo buscará destrabar hoy la paritaria de Comercio

A 5 días del fin de la conciliación obligatoria, Trabajo buscará destrabar hoy la paritaria de Comercio

Con un encuentro presencial, el Ministerio buscará destrabar hoy la extensísima negociación paritaria de Comercio. La intención es reflotar el acuerdo que se anunció hace 2 semanas y que luego dinamitó la CAME, aunque hay dudas sobre el pago de septiembre.

Con una cita presencial en las instalaciones del Ministerio de Trabajo, Claudio Moroni buscará destrabar hoy la más que compleja negociación paritaria mercantil. En la sede de la cartera laboral, el ministro tiene agendada la cita a las 12 del mediodía, horario en el que empezará a explorar un camino que salde las distancias aún existentes entre las partes.

Al cónclave están convocados la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), que lidera Armando Cavalieri, la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Unión de Entidades Comerciales Argentinas (Udeca) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). 

La idea es reflotar a grandes rasgos el acuerdo al que se llegó hace algo más de dos semanas y que la CAME, envuelta en problemas institucionales, detonó a la hora de estampar la firma. Es decir, un entendimiento puente con bonos no remunerativos.

El gremio intentará que sean 7 pagos de 5 mil pesos, retroactivos a septiembre, pero desde las cámaras empresarias hay dudas sobre la primera de las cuotas. No quieren repartir el monto de septiembre en las cuotas posteriores y tampoco hay convencimiento de que se pague retroactivo. Allí está hoy la principal disidencia.

La negociación es contrarreloj. A la conciliación obligatorio dictada por Trabajo sólo le restan 5 días hábiles y la presión de la bases por las dilaciones ya es muy importante. De hecho el propio Cavalieri estuvo evaluando la posibilidad de movilizar y hasta se lo comunicó a su círculo de confianza.

En los supermercados, en paralelo, crece la idea de parar. Evitaría cualquier tipo de propagación de contagios y sería una medida mucho más dura con las empresas.

Comentá la nota