Estibadores paralizan los puertos desde esta medianoche por conflicto de representatividad

Estibadores paralizan los puertos desde esta medianoche por conflicto de representatividad

La FEPA inicia una medida de fuerza nacional por 48 horas en todos los puertos del país. Piden la intervención del ministerio de Trabajo.

Los gremios de trabajadores estibadores comenzarán esta medianoche un paro de actividades en todos los puertos del país en el marco de un conflicto por representatividad sindical.

La medida de fuerza fue convocada por la Federación de Estibadores Portuarios Argentinos (FEPA) ante la falta de respuestas del ministerio de Trabajo a los pedidos de encuadramiento de trabajadores de la empresa Urcel SA con base en la provincia de Entre Ríos.

Es que a pesar de los reiterados dictámenes de autoridades laborales y por parte del Ente Autárquico Puerto Concepción del Uruguay respecto a la representatividad del SUPA local sobre los empleados la empresa se resiste a encuadrar a los trabajadores bajo convenio de la estiba.

Al no ser notificada la empresa por parte del ministerio de Trabajo de la Nación se niegan a aplicar el convenio de los estibadores teniendo a los mismos en “casi en un estado de esclavitud”, con jornales pagados en un 100% menos que en otros puertos de la región, denunció la FEPA.

Los gremios estibadores portuarios definieron un paro nacional de 48 horas luego de la brutal golpiza que fueron víctimas dirigentes sindicales del sector por reclamar por mejoras salariales y laborales.

El paro se concretará a partir de las 00 horas de este viernes 30 de julio en todos los puertos argentinos donde los SUPA -sindicatos portuarios que integran la FEPA- tienen representación gremial.

La FEPA reclama el cumplimiento de la legislación vigente y el encuadramiento de los trabajadores de la empresa en el convenio colectivo de los estibadores lo que se traduciría en mejoras en las condiciones laborales y de salarios.

La representatividad del SUPA local ya fue ratificada en tres oportunidades. Sólo resta un dictamen del ministerio de Trabajo de la Nación, que hoy se encuentra “pisado”, denunció Marcelo Osores, titular de la FEPA, quien apuntó contra Miguel de Virgiliis, uno de los asesores más cercanos al ministro Claudio Moroni.

“De Virgiliis tiene la solución en sus manos y no lo hace. Él mismo dio la razón a nuestro reclamo pero por presiones o amiguismo con algún dirigente sindical ha pisado la contestación a la respuesta final que le tiene que dar a la empresa”, señaló el titular de la FEPA.

Comentá la nota