Futuro incierto en el SUPA San Martín tras fallo judicial contra la intervención

Futuro incierto en el SUPA San Martín tras fallo judicial contra la intervención

La Federación de Estibadores reclamó la urgente normalización del gremio. Hay amenaza de paro en el puerto santafesino.

La sorpresiva decisión de la Cámara de Apelaciones del Trabajo de dejar sin efecto la intervención del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos de Puerto General San Martín (SUPA San Martín) generó más dudas que certezas.

El fallo judicial abrió camino al retorno del desplazado Herme “Vino Caliente” Juárez, y al mismo tiempo, aceleró el armado opositor que intenta quedarse con el gremio en rechazo de la vuelta del histórico secretario general.

Hoy se viven días de alta tensión en uno de los puertos estratégicos para el ingreso de divisas al país. Juárez apura su vuelta y la oposición amenaza con un paro total. Para este jueves está convocado un cese de actividades de 6 a 12 horas, con movilización, convocado por las agrupaciones “Celeste y Blanca” y “Miguel Ru”.

Además, instalaron una carpa frente al Centro de Contrataciones (CEDECOM), el espacio de distribución del personal que integra la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto San Martín.

Mundo Gremial contactó a la Federación de Estibadores Portuarios Argentinos (FEPA) para conocer la postura de la organización en el conflicto. Marcelo Osores, titular del armado sindical, adelantó que van a realizar un pedido formal para reclamar la normalización del SUPA San Martín.

Osores entiende que FEPA es la organización con competencia para normalizar el SUPA, y a eso apuntarán con presentaciones oficiales ante los organismos competentes. El pedido se apoya en la legislación vigente en la materia: al salir de la órbita judicial, el ministerio de Trabajo tiene la obligación de otorgar a la Federación la normalización de uno de sus gremios de base.

 

“Es la única que puede garantizar el normal funcionamiento del sindicato para que quede en manos de los trabajadores”, aseguró el dirigente gremial ante la consulta de este portal.

Según explicó, la intención de la FEPA es garantizar la participación de todos los sectores para lograr “igualdad de condiciones” en la normalización tras la intervención.

Osores se distanció de las internas y remarcó que la federación busca ser imparcial con en la disputa de sectores. “Los gremios tienen que ser de los trabajadores en su conjunto, no de una persona o un grupito, y menos de externos”, concluyó.

Comentá la nota