¿Hasta dónde da el grifo del Estado?

¿Hasta dónde da el grifo del Estado?

Son momentos cruciales para varios gremios del sector de Transporte que tienen pendiente la discusión salarial con el Estado como son los ferroviarios y aeronáuticos; en tanto, otros tienen tramos pendientes. ¿UPCN es la sombra del comunicado de la CATT?

Este jueves, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), conducida Juan Carlos Schmid, debatió sobre la situación de los trabajadores del sector durante la pandemia y decidió rechazar el establecimiento de pautas para la discusión salarial en el transporte. Así reza el comunicado que emitieron post reunión. Pero, ¿a quién le están hablando?

Por lo licuado, aunque orgánico, del comunicado el primer apuntado es el Estado que, una vez más, está en estado catatónico: ¿pero también a UPCN? Es que Andrés Rodríguez es el abrepuertas de las discusiones con el Estado. Este año firmó, para los estatales nacionales, un aumento del 7% desde octubre con la condición de volver a negociar con el Gobierno un nuevo aumento en el mes de diciembre.

Del recorrido de llamados que hizo Mundo Gremial se encontró con estas definiciones: “Hay un razonamiento dentro de la pandemia, de alguna manera irritante o incómodo, que te plantea que el sector del transporte estuvo trabajando durante toda la pandemia y me pregunto: ¿el tratamiento es igual que para el resto?” Sigue el razonamiento el mismo sindicalista: “Sabemos que el Estado está poniendo plata continuamente para sostener el sistema, pero esa diferencia hay que marcarla”. Otro dijo: “No desmerecemos el trabajo de nadie, pero hay que tener en claro que son dos rubros muy distintos” dijo comparando a los trabajadores del transporte con los estatales de UPCN. Todo siempre bajo protocolo diplomático. Otro, más elocuente, agregó: “No hay choque de baúles con UPCN”.

Así las cosas, en aquella reunión del jueves en la CATT estaban en la cabecera junto a Schmid los hombres fuertes del sector ferroviario: Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Omar Maturano (La Fraternidad). El ferrocarril fue declarado esencial desde el primer día del dictado del ASPO allá por marzo; por lo que el trabajo se mantuvo más allá del CoVid. Un dato: este martes tienen audiencia con Transporte y Trabajo para avanzar con la discusión paritaria que, dicho sea de paso, viene atrasada. Alcanza unos 45.000 trabajadores; la mayoría estatales (aún existen concesiones privadas).

Reunión en la CATT: La encabezó Schmid, secundado por Maturano y Brey

A propósito de fecha de calendario: los otros trabajadores nucleados en la CATT y que también se reúnen este martes para seguir discutiendo con el Estado -en este caso con las administraciones de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof- es la Asociación Gremial Obreros y Empleados de la CEAMSE (AGOEC). Consiguieron un 10%, pero van por otro 15% y revisión en diciembre.

El otro sector que también anida en la Confederación es el aeronáutico; rama del transporte golpeadísima que recién reactivó vuelos de cabotaje este mes. La mayor discusión paritaria es con el Estado, ya sea vía Aerolíneas Argentinas e Intercargo, es decir la empresa de rampas. Es cierto que, después del caso Lan Argentina que se fue del país, están más preocupados por mantener la fuente de trabajo que por discutir salario.

Veamos: la Unión del Personal Superior Aeronáutico (UPSA), que conduce Rubén Fernández y representa a los gerentes de Aerolíneas Argentinas y al personal de Intercargo, aún no tiene horizonte de discusión salarial. Ricardo Cirielli, de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), está por iniciar la discusión salarial en nombre de sus representados del sector estatal. El que tendría sellado un principio de acuerdo es Pablo Biró, de APLA (Asociación del Personal Técnico Aeronáutico), en torno al 10%: pero por ahora todo es hermetismo. De conseguirlo, sería sacarle agua a las piedras… Excepto el gremio de Aeronavegantes, que conduce Juan Pablo Brey, aquellos tres gremios conforman el Frente Sindical Aeronáutico. A propósito de Brey tampoco tiene cerrada su paritaria.

Un puñado de días atrás la que cerró su acuerdo salarial fue la UTA: acordó para choferes de corta y media distancia un incremento del 30% al salario básico a partir del 1 de septiembre y una suma no remunerativa de 20.0000 pesos pagadera en tres cuotas. Este año la UTA tuvo múltiples conflictos internos por los servicios de colectivos en varias provincias del país. Es que la actualización de subsidios, que corre por cuenta de los estados nacionales y provinciales, estuvieron en tela de juicio. Este mix, entre lo que aporta el Estado y el corte de boletos, inclina la balanza financiera de las empresas hacia el aporte estatal más que la venta de pasajes para poder actualizar salarios. En ese sentido: ¿cómo se comportará el aporte estatal de acá en más? De paso: ¿qué pasará en esta temporada atípica con los salarios de los choferes de larga distancia? ¿Qué pasará con la rama turismo? Otro sector arruinado por el coronavirus.

Los pronósticos inflacionarios privados arrojan una inflación para el 2020 en torno al 36%, mientras que la meta oficial es del 32 por ciento. A su vez, en los primeros ocho meses del año, el desequilibrio financiero estatal ascendió a $1,34 billones.

Comentá la nota