Jujuy: Panaderos piden una nueva FAUPPA “con protagonismo del interior”

Jujuy: Panaderos piden una nueva FAUPPA “con protagonismo del interior”

Julio Herrera, secretario general del sindicato de panaderos jujeños, habló con Mundo Gremial para analizar la situación de los trabajadores de la industria.

Los panaderos de Jujuy se manifestaron a favor de una renovación en la conducción de la Federación Argentina Unión Personal Panaderías y Afines (FAUPPA). La filial provincial señaló la necesidad de avanzar hacia una organización “federal” y “con protagonismo de los compañeros y compañeras del interior del país”.

Julio Herrera, secretario general del Sindicato de Panaderos de Jujuy e integrante de la Agrupación Nacional Panaderos “Antonio López”, habló con Mundo Gremial para analizar la situación de los trabajadores de la industria panaderil y compartir el pensamiento de la conducción de su gremio de cara a la renovación de autoridades de la FAUPPA.

-¿Cuál es la situación del trabajador panaderos hoy en la provincia de Jujuy?

-En nuestra actividad el problema central es la gran cantidad de trabajo informal, falta de trabajo formal, como en todas las actividades. Esto es a raíz de que no existe la autoridad laboral de la Provincia, y no hay políticas para combatir este flagelo junto a la explotación laboral. La situación se repite en todas las actividades e independientemente del género del trabajador o la trabajadora.

Específicamente en el sector panadería se sufre más todavía porque nuestra actividad al ser una tarea que se realiza más del 50% en horarios nocturnos y a puertas cerradas, el control es prácticamente nulo. A eso le agregamos que nosotros hemos hecho inspecciones y no solo hemos encontrado trabajadores en negro sino además en condiciones irregulares hasta inhumanas.

Lamentablemente, más allá de que estamos en siglo XXI esto no es de ahora sino desde hace años, aunque por supuesto se agravo en la pandemia. Perón decía que el control laboral lo debía hacer la Nación porque en las provincias gobiernan las familias entonces el trabajador está desamparado. En otros países es una cuestión federal.

Acá el poder de policía lo tiene la provincia, el gobernador. Hasta el propio inspector no tiene respaldo para hacer cumplir las leyes porque esos temas lo digitan las autoridades que hay arriba de él. En general en las otras filiales tienen el mismo problema.

 

-¿Cómo afecto la pandemia a la actividad panaderil?

-Más allá de que nuestra actividad fue catalogada como esencial porque las panaderías no dejaron de trabajar, sí pararon las otras actividades. Entonces al no funcionar cientos de actividades, las panaderías produjeron menos.

Hoy se está sintiendo mucho más ese freno y las consecuencias de la primera ola porque muchos se endeudaron, porque si bien ahora hay clases presenciales y trabajo público presencial, hay mucha gente que no está pudiendo desempeñar su trabajo normalmente.

Las panadería comunitarias afectaron a las tradicionales, que son las que tienen todas las obligaciones y cargas sociales que afrontar. A las panaderías comunitarias le dan la harina, la grasa y demás de insumos.

-Yendo a la situación sindical a nivel nacional, ¿cómo analiza la actualidad de la FAUPPA tras el fallecimiento de Abel Frutos (ex secretario general)?

-El compañero Frutos fue un dirigente hábil, porque no cualquiera está 23 años al frente. Nosotros ya teníamos problemas, pero esto ahora se agravó, también por la pandemia.

Cuando la filial Jujuy acompañó a Frutos allá por el 96 creo que fuimos los únicos cuando el lanzó su campaña. Y en el ‘97 cuando él se hace cargo de la Federación donde yo ya era parte éramos 37 filiales y hoy creo que hay 23 o 25.

Los dirigentes con el tiempo se fueron alejando. Yo creo que lamentablemente nosotros siempre hemos sido perjudicados, ya sea con el Gobierno que fuere. Fíjese lo que está pasando ahora con las panaderías comunitarias. Trabajo en negro, explotación y evasión.

Nunca fui partidario de intervenir las filiales porque si usted la interviene siempre va a dejar heridos. En las filiales se tienen que normalizar solos más allá de que cuenten con el apoyo de la Federación.

Hay que tratar de asesorarlos pero que ellos se normalicen solos. La Federación tiene facultades para intervenir pero también es cierto que las filiales también tienen estatuto y nivel de independencia gremial. Esta es una de las diferencias que mantenemos desde la Agrupación (Nacional “Antonio López”, una de los espacios que presentará candidatos para la elección de nuevas autoridades).

 

-¿Cuál debería ser el futuro de la FAUPPA?

-Hay que darle participación a la gente, protagonismo a la gente, a los compañeros y compañeras. Hoy un trabajador generalmente va al sindicato por la obra social y ese es otro problema. Hay problemas en la obra social ya que todas son deficitarias y eso es por varias razones: porque la patronales no pagan o porque las prestaciones son carísimas; pero la ley le favorece al afiliado porque la obra social debe cubrir al trabajador y a su grupo familiar.

Desde la Agrupación Antonio López hay que darle protagonismo a los dirigentes de la zona que son responsables de las obras sociales mandándole los recursos que le corresponden para que pueda brindar la prestación médica asistencial porque al estar centralizada es muy desigual para compañeros de otros lugares.

Acá lo que hace falta es una federación participativa y federal, pero un federalismo real con inclusión de todas las filiales y parte del consejo directivo. Pero con participación de verdad, en la realidad, y no solo en los papales. Estamos cansados que sólo quede plasmado en un papel, y en la acción no se da. Acá manejan todo tres o cuatro personas que ni panaderos son. Eso no puede seguir así.

Otro punto es reformar el estatuto de la obra social también. Hace unos días nos convocaron a una reunión extraordinaria para designar al directorio de la obra social, cuando muchos tenemos prorrogados los mandatos de manera provisoria, o sea que no estamos legitimados porque la autoridad de aplicación prorrogó los mandatos hasta el 31 de agosto (el mandato se cumplió el 7 de marzo de este año). Y nosotros consideramos que no corresponde, tendrían que designar al directorio las nuevas autoridades. Como una comisión provisoria va a elegir directorio por 4 años. No puedo creer que la Superintendencia de Servicios de Salud convalide esto.

-¿Por qué la Agrupación Antonio López es la opción para el futuro de la FAUPPA?

-Yo creo que la Agrupación es una opción, una alternativa. Todos tenemos el derecho a elegir y ser elegido y nosotros nos comprometemos a decir lo que realmente está pasando y no vamos a especular con nuestra suerte. Estoy seguro de que nos van a acompañar, incluso los que están hoy en el oficialismo.

Creemos que con conducta se pueden hacer muchas cosas. Esto es como un equipo de fútbol, si ustedes no los hace jugar a todos es muy difícil participar. Acá hay gente valiosa, con valores, que hay que darle responsabilidades y desafíos. Nos podemos equivocar y cometer errores, pero siempre en el marco de la buena fe. Estamos en un franco ascenso, aun con todas las limitaciones.

– ¿Qué dirigente ves capacitado para enfrentar los desafíos que tendrá la nueva conducción de la FAUPPA?

-Nosotros sin hacer menos a nadie ya hemos designamos al compañero José Luis Sánchez, secretario general de Capital Federal. Lo conozco y me conoce hace años y es un hombre del Interior, hombre que evolucionó mucho. El conoce lo que es el Interior, conoce lo que es trabajar en horario nocturno, el sacrificio. El conoce el oficio como muchos y no como pocos.

-¿Cuál es el mensaje para el trabajador panadero?

-El mensaje para el trabajador de base es: No te pierdas el presente y el mañana mejor. En esta Agrupación hay gente muy honorable que quiere cambiar las cosas. Yo siempre presenté mis disidencias y siempre lo hice desde adentro, y pocas veces fui escuchado. Y como ahora tenemos la posibilidad de ir a un acto eleccionario, esperamos que la gente nos de la posibilidad.

Comentá la nota