En pleno invierno, la Provincia está que arde

En pleno invierno, la Provincia está que arde

A pesar de las bajas temperaturas, agosto comenzó caliente en la Provincia de Buenos Aires. Las paritarias de los docentes, los judiciales y los profesionales de la  salud siguen estancadas y no se avizora una pronta resolución. En este marco, se produjo una fuga de gas en una escuela de Moreno  que provocó la muerte de dos personas y dejó al descubierto las pésimas condiciones edilicias de los colegios.

Por: Nicolás Alberio.

Hagamos un resumen de esta intensa semana. Luego de las vacaciones invernales los trabajadores de la educación nucleados en Suteba realizaron una medida de fuerza de 48 horas, a pesar de la conciliación obligatoria dictada por el gobierno de Vidal. A ellos se sumó el paro de los médicos de la Cicop y los judiciales de la AJB, quienes al igual que los maestros, aún no cerraron la paritaria.

La intención de Vidal para este año era clara: cerrar con todos los gremios con un techo del 15% sin cláusula gatillo. La gobernadora confiaba que la inflación en diciembre no iba a superar los 18 puntos como juraba y perjuraba el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

Las negociaciones se extendieron y los anhelos del gobierno se cayeron como un castillo de naipes. Con la fuerte corrida cambiaria y su traslado a precios, la suba de tarifas y del transporte que no cesan, ni el más optimista de los oficialistas puede estimar que la inflación esté por debajo del 25% a fin de año.

En este contexto, los gremios agrupados en el Frente de Unidad Docente Bonaerense asistieron a la última reunión con el gobierno, realizada el 23 de julio, con el reclamo de un 30% para no perder poder adquisitivo. Así es. Los docentes no pidieron un aumento que supere los valores salariales lamentables a los que ya nos hemos acostumbrados, sino que solicitaron llegar al poder de compra al menos que tenían en 2017.

La propuesta del gobierno provincial fue 16,7% la cual fue rápidamente rechazada por los dirigentes gremiales y paso seguido reclamaron una nueva reunión de urgencia para el jueves antes del reinicio de clases. La gestión provincial dijo que serán convocados en agosto pero sin precisar el día. Entonces, los gremios anunciaron un paro de 72 horas. Como respuesta, Vidal a través del Ministerio de Trabajo, dictó la conciliación obligatoria que desarticuló la medida de fuerza de la mayoría de los sindicatos, con la excepción de Suteba.

El gremio que conduce Roberto Baradel anunció por esas horas un paro nacional desde la plataforma de la Ctera, la central que agrupa a los docentes de todo el país y dijo que “no viola ninguna conciliación obligatoria”, por no estar bajo la órbita bonaerense. Sin embargo, desde la Provincia le impusieron una multa que supera los 659 millones de pesos, para replicar lo que sucedió con los camioneros de Moyano.

La medida de Vidal hizo mella en el Frente de Unidad Docente quien por primera vez desde su conformación muestra fisuras. La estrategia del oficialismo es profundizar esta grieta con Baradel como principal enemigo, en el marco de una ascendente conflictividad en la Provincia. En síntesis, se puede privilegiar la postura de los gremios o la de las autoridades provinciales, pero la realidad es que estamos en agosto y aún la paritaria no se resolvió.

Pero como si todo esto fuera poco, el jueves amanecimos con una nueva tragedia: una estufa que perdía gas en una escuela de Moreno, explotó y terminó con la vida de la vicedirectora y el portero de la institución.

Los gremios docentes y la oposición le endilgaron la responsabilidad sobre el hecho a la gobernadora Vidal y convocaron a un nuevo paro, sí el tercero en cinco días, que se desarrolló el viernes. Por su lado, la mandataria provincial optó por el silencio, a pesar de manifestar que “ciertos sectores” aprovecharon el desgraciado hecho de forma “política”.

Esta semana asistimos, como en pocas ocasiones con tanta claridad, al fracaso de una paritaria. No sólo por lo que concierne a las cuestiones salariales, que motivaron los paros del lunes y del martes, sino por la medida de fuerza del viernes tras la explosión en Moreno. Las condiciones laborales también deben ser contempladas en las paritarias, así está establecido. Pero por ahora, sólo se señalan con el dedo a unos u otros, mientras, en la Provincia permanecen los mismos serios problemas estructurales sin resolverse.

Comentá la nota