Seguros: Martínez sigue en caída libre y los históricos asumen el protagonismo

Seguros: Martínez sigue en caída libre y los históricos asumen el protagonismo

La realidad económica y social se mete y pega de lleno en la figura del secretario de seguros, Raúl Martinez.

En medio de un conflictivo interno por las denuncias sucintas en la justicia federal que recaen sobre el líder del sindicato de seguros, Raul Martínez, la realidad económica y social se mete y pega de lleno en la figura del secretario nacional.

En el tramo final de los años la mayoría de los gremios apuran la reapertura del acuerdo paritario para recuperar, al menos en parte, la pérdida del salario frente al proceso de inflación que ha golpeado especialmente a los sectores asalariados.

El sindicato del seguro no es ajeno a esta situación , ante la falta de iniciativa y hermetismos dentro de la institución por parte de Martínez, el integrante titular de la conducción del gremio Jorge Gramajo -opositor y líder de la embestida contra Raul Martínez-, lo ha intimado a que reabra la posibilidad de discusión paritaria en virtud del gran desfasaje que han tenido los trabajadores en este último tiempo.

Muy lejos de poder acercar puntos en los que respecta a la defensa de los trabajadores, Martinez ha instruido a sus ayudantes para que le contesten al “chango” Gramajo mediante un email pero con cierta violencia verbal y  acusaciones por el pedido presentado. Sin embargo  mantienen un silencio ensordecedor respecto de los 30 millones de dólares pagados al estudio de Miodownik Vera.

Como se ve, Raul Martínez sigue ejerciendo el manejo de la caja del sindicato, tratando de “comprar el voto de la mayor cantidad de congresales posibles” para la aprobación del ejercicio 2018 de la memoria y balance en el próximo congreso nacional del 29 de este mes.

A pesar de ello  ha encontrado una firme y honrosa resistencia de la mayoría de ellos, plenamente identificados y encolumnados detrás de Miguel Méndez, Jorge Gramajo, Luis Berndt, Orlando Santa Cruz y Marcelo Perea, potenciando el voto del interior que sumado al de capital obtiene una mayoría automática volcada hacia los históricos. La no aprobación del mismo, será vista como la mayor derrota política sin precedentes en la historia de la institución, pendiendo de un hilo su continuidad al frente del sindicato.

Fuentes gremiales aseguran que mucho tiene que ver el dictamen desfavorable de la comisión revisora de cuentas debidamente entregadas en tiempo y forma el pasado lunes 5 de noviembre ante escribano público.

Ya no alcanzan la suspensiones de las licencias gremiales que ha llevado a cabo, ni el quite de compensaciones salariales, y la baja de las credencial de acceso al gremio, con que se castigó a quienes han denunciado el nefasto convenio contra la obra social.

Comentá la nota