Sindicato de Chacinados: Presente y futuro de un gremio centenario

Sindicato de Chacinados: Presente y futuro de un gremio centenario

El gremio es conducido por Adolfo Villafañe, quien destacó el compromiso de la organización con la defensa del salario y la capacitación constante.

El sindicato de trabajadores del chacinado es uno de los más antiguos del país. Fue fundado en 1903 y obtuvo su personería gremial en 15 de enero de 1946. Hoy con más de 118 años de historia mantiene una fuerte impronta artesanal mientras fortalece la capacitación de mano de obra para adaptarse a las nuevas tecnologías del sector.

En la actualidad, el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria del Chacinado, Tripería y sus derivados – SOEICHA (Personería Gremial N 26), cuenta con unos 4.500 afiliados, representa a trabajadores de Capital Federal y de unos 60 kilómetros a la redonda y es conducido por Adolfo Villafañe.

Villafañe habló con Mundo Gremial sobre el presente del gremio y el compromiso de la organización por la capacitación permanente y la pelea contra la inflación.

La actividad del chacinado, como todas las del sector de alimentación, fue declarada esencial durante la pandemia y no paró de trabajar, lo que posibilitó un mejor cuidado de las fuentes de trabajo.

 

Pero el impacto Covid, igual se sintió. Así lo expresó Villafañe: «Fuimos esenciales, estuvimos trabajando durante la pandemia que nos golpeó en algunos frigoríficos donde la rama vendía únicamente a los Estados, escuelas, la costa, y eso nos perjudicó. Pero en general tuvimos la suerte de trabajar».

El dirigente señaló una fuerte caída en la recaudación del gremio, sobe todo por la caída de las ventas de los frigoríficos. «Pero hoy por hoy levantamos mucho, la rama del chacinado si bien no es como la carne o cualquier otro alimento, salimos adelante, estamos bien», agregó.

Sobre la actualidad salarial, Villafañe explicó que en mayo pasado cerraron un aumento salarial del 35% y una revisión salarial para enero próximo donde «buscaremos equilibrar y no perder contra la inflación».

«Hasta ahora no pedimos con la inflación vamos a tratar de sacar un poco más para no perder en el año y estar preparados para lo que viene», sostuvo en diálogo con Mundo Gremial.

 

El sindicato de trabajadores del chacinado es uno de los más antiguos del país. Fue fundado en 1903 y obtuvo su personería gremial en 15 de enero de 1946. Hoy con más de 118 años de historia mantiene una fuerte impronta artesanal mientras fortalece la capacitación de mano de obra para adaptarse a las nuevas tecnologías del sector.

En la actualidad, el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria del Chacinado, Tripería y sus derivados – SOEICHA (Personería Gremial N 26), cuenta con unos 4.500 afiliados, representa a trabajadores de Capital Federal y de unos 60 kilómetros a la redonda y es conducido por Adolfo Villafañe.

Villafañe habló con Mundo Gremial sobre el presente del gremio y el compromiso de la organización por la capacitación permanente y la pelea contra la inflación.

La actividad del chacinado, como todas las del sector de alimentación, fue declarada esencial durante la pandemia y no paró de trabajar, lo que posibilitó un mejor cuidado de las fuentes de trabajo.

 

Pero el impacto Covid, igual se sintió. Así lo expresó Villafañe: «Fuimos esenciales, estuvimos trabajando durante la pandemia que nos golpeó en algunos frigoríficos donde la rama vendía únicamente a los Estados, escuelas, la costa, y eso nos perjudicó. Pero en general tuvimos la suerte de trabajar».

El dirigente señaló una fuerte caída en la recaudación del gremio, sobe todo por la caída de las ventas de los frigoríficos. «Pero hoy por hoy levantamos mucho, la rama del chacinado si bien no es como la carne o cualquier otro alimento, salimos adelante, estamos bien», agregó.

Sobre la actualidad salarial, Villafañe explicó que en mayo pasado cerraron un aumento salarial del 35% y una revisión salarial para enero próximo donde «buscaremos equilibrar y no perder contra la inflación».

«Hasta ahora no pedimos con la inflación vamos a tratar de sacar un poco más para no perder en el año y estar preparados para lo que viene», sostuvo en diálogo con Mundo Gremial.

 

La tarea del obrero del sector esencialmente artesanal y es una de las características que la actividad aún mantiene en muchos casos, pero en paralelo y con vista al futuro el gremio avanzó en tareas de formación y capacitación a raíz de la tecnificación.

«En la mayoría de los frigoríficos se mantiene bien la mano de obra porque nuestra tareas en mucho casos es artesanal, aunque siempre hay mejoras en los frigoríficos que se actualizan en materia de tecnología pero por suerte la mano de obra es esencial», señaló.

Y cerró: «la capacitación es constante porque hay que ir actualizándose en todo porque a lo nuestro no puede ir cualquiera. Hay capacitación en todo lo laboral, seguridad, que mejoró mucho en el último tiempo, antes era muy pesado nuestro trabajo. Ahora al ir abasteciéndose tecnológicamente las empresas, aminoró el sacrificio de los trabajadores».

Comentá la nota