El sistema solar Moyano y el planeta Schmid

El sistema solar Moyano y el planeta Schmid

Por: Juan Manuel Morena.

Todo lo que gira, deja de girar y vuelve a girar alrededor de algo con tanta atracción como la que tiene, no ya el planeta, sino el Sistema Solar Moyano. Así quedó a la vista esta semana.

El primer movimiento fue la foto del #21F y el acuerdo con sectores sociales, las CTA y el kirchnerismo. Durante ese proceso y hasta la renuncia, primero de Pablo Moyano, y después de Omar “Manguera” Pérez, el moyanismo no movió las fichas que tenía en la CGT.

Pero los tiempos se empezaron a acelerar, en lo políticos, en lo económico y en lo judicial.

Moyano hizo un movimiento primero solo, de exploración, en el cual supo armar una red de contención, por ejemplo el FRESIMONA, donde hoy llama a sus históricos aliados a saltar y les propone sumarse.

Naturalmente, los más leales como Omar Plaini (Canillitas), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Sergio Sánchez (Peajes) solo esperan la orden y están listos sin dudarlo, más allá de creerlo oportuno.

Pero lo más complejo fue la situación de Juan Carlos Schmid, triunvito de la CGT, quien manteía cierta esperanza y cautela en sostener el funcionamiento y el diálogo de la Central.

Hasta último momento el entorno decía que no renunciaba, y el círculo de Moyano te decía que se iba. ¿Juan Carlos quería renunciar? O lo hicieron renunciar vía Pablo.

Casualmente, Schmid no comparte con Moyano hijo la estrategia ni los movimientos tácticos. No sostienen diálogo. Entonces, por qué fue Pablo el que anunció durante el fin de semana la renuncia de un triunviro.

La lógica indicaba que como espacio del acuerdo en la CGT, si antes de Schmid, le renunciaban el secretariado propio, lo vaciaban de poder. Debía renunciar previamente para poder ser un domino prolijo.

De esta manera, Moyano debilita fuertemente a la CGT y su “nuevo MTA” se proyecta con la potencia de cara a un nuevo escenario.

La nueva posición de Schmid -a quien muchos veíamos como un dirigente sindical diferente, atípico, muy formado, un “cuadro”, como nos gusta decir- es difícil. También podemos pensar, desde afuera, que Hugo lo forzó, pero fue la única manera que tuvo de cuidarlo. Es su mal menor.

Va a ser cuestionado fuertemente en la CATT, el órgano de poder de los sindicatos del transporte, y se verá cómo queda la situación en la FEMPINRA, el espacio de mayor reconocimiento del Capitán y donde lo sienten totalmente propio.

Las últimas tres semanas, si no fuese por el dólar y por la renuncia de Caputo, hubiésemos estado hablando del mundo gremial exclusivamente. Pero lo que se viene puede ser aún más turbulento.

En algunos pasillos judiciales del sur, donde Jesica baila zumba, se habla de la posible detención de Pablo Moyano durante esta semana.

Si la familia camionera ya lo sabía, ésta jugada en la CGT podría tener una doble lectura. Veremos cómo sigue la Serie Sindical que todavía Netflix no tiene online.

Comentá la nota