Choferes de Transpuntano en estado de alerta por la suspensión de un delegado gremial

Choferes de Transpuntano en estado de alerta por la suspensión de un delegado gremial
La empresa acusa a Iván Piñeyro, representante de los trabajadores, por agresiones verbales y físicas en el paro del 10 de abril. El gremio lo desmiente y advierte sobre atropello contra la libertad sindical.
Tras la decisión de la Justicia de ordenar la suspensión preventiva de Iván Piñeyro, delegado de la UTA en Transpuntano, los choferes de la empresa de transporte urbano de San Luis anunciaron que permanecerán en “estado de alerta” y no descartaron realizar medidas de fuerza desde la próxima semana.

Piñeyro fue notificado este jueves de “la suspensión con goce de haberes” por el Juzgado Laboral N°2, a cargo de María Eugenia Bona, en respuesta a la medida cautelar solicitad por Transpuntano, donde acusan al chofer de “amenazar e incluso intentado de agredir físicamente” al presidente de la empresa, Mariano Estrada, durante el paro de UTA del pasado 10 de abril.

La resolución de Bona considera que “la permanencia del cuestionado en su puesto o el mantenimiento de las condiciones de trabajo pudiere ocasionar peligro para la seguridad de las personas o bienes de la empresa”. Por lo que resolvió la suspensión “de la prestación laboral” de Piñeyro.

En declaraciones a medios locales, el trabajador suspendido desmintió la acusación de Estrada, dijo que son totalmente falsas y que ese día solo hubo un cruce de palabras. “Si a él (por el Presidente de Transpuntano) no le gusta que los trabajadores reclamen es otra cosa. Pero esto es totalmente mentiroso”, expresó Piñeyro.

El lunes pasado, en conferencia de prensa, Estrada había informado que por esos hechos le habían iniciado sumarios a dos de los cuatro delegados gremiales de la empresa para asegurar que no vuelva a suceder. “Yo sufrí amenazas y agresiones físicas de parte de esas personas”, sostuvo.

Julio Domínguez, otro de los delegados gremiales que está en la mira del directivo de Transpuntano, expresó que esta situación es un atropello a la libertad sindical y un gran daño moral y psicológico para los trabajadores. “Estamos a la espera de los pasos legales que llevan 48 horas. Los abogados ya están trabajando, el lunes cuando tengamos respuesta vamos a decidir que vamos a hacer, pero nos vamos a defender a raja tabla y no descartamos medidas de fuerza”.

Coment� la nota