El conflicto en Tabacal está en su etapa más caliente

El conflicto en Tabacal está en su etapa más caliente

 Un comité de crisis analizó llevar a la Justicia el reclamo de los trabajadores.Un día después de los hechos de violencia, los obreros realizaron tres cortes en la ruta 50.

Los principales actores sociales afectados con el conflicto que desde hace 75 días mantiene paralizada la industria azucarera en el ingenio Tabacal dieron ayer un fuerte respaldo al reclamo del sindicato que nuclea a los trabajadores de este sector. En medio de la tensa situación que se vive en la zona, los empleados resolvieron endurecer el plan de lucha con tres cortes escalonados en la ruta nacional 50 con epicentros en el puente del río Colorado, en la planchada del ingenio y en el acceso a la ciudad de Orán.En horas de la mañana, la expectativa estuvo centrada en la conciliación obligatoria que la noche anterior había pasado a un cuarto intermedio en las instalaciones del Ministerio de Trabajo para las 10.30. A esa hora llegaron los representantes del Tabacal y, mientras se aguardaba el arribo de los voceros del gremio, el fiscal federal José Luis Bruno convocó a un comité de crisis en la sede del obispado de Orán. Fue el titular de diócesis, Gustavo Zanchetta, quien ofreció sus buenos oficios para la convocatoria a una reunión urgente.

45 por ciento dicen los trabajadores que le reducirán del sueldo con la puesta en marcha del cuarto turno.Del encuentro participaron los intendentes de Orán, Marcelo Lara Gros; de Hipólito Yrigoyen, Jorge Gallardo, y de Pichanal, Julio Jalit; el secretario general del Sindicato del Azúcar, Martín Olivera; el jefe de la Agrupación VII de Gendarmería Nacional, Guillermo Basso, además del diputado Marcelo Astún y representantes de la Policía de la Provincia y el fiscal Bruno.En la oportunidad, se analizó en profundidad los graves problemas que ocasiona la paralización de la actividad en el ingenio Tabacal y las graves consecuencias que esta situación produce para la zona.Los representantes del sindicato explicaron las razones que los llevaron a tomar esta drástica medida, la que está centrada en la decisión de la empresa de incorporar un cuarto turno a las tareas de la fábrica.Según el gremio, esta situación traerá aparejada una reducción de un 45 por ciento en los haberes de unos 600 trabajadores de la planta. Explicaron que en la audiencia de conciliación del miércoles, la empresa se mantuvo firme en su posición y por ese motivo propusieron a los negociadores dirimir esta cuestión en el ámbito judicial.Al término de la reunión en el Obispado se ofreció una conferencia de prensa en la que Zanchetta destacó la firme voluntad de los actores del encuentro para que se pueda destrabar el conflicto. "Consideramos que las posibilidades están dadas para normalizar esta situación y en ese sentido creemos que el gremio hizo una propuesta superadora para lograr ese cometido", expresó.Al referirse al punto de discordia que se planteó entre el sindicato y la empresa azucarera, sostuvo que "fue inoportuno el cambio de reglas que se pretende aplicar, lo que implicaría una reducción en el salario que venían percibiendo los trabajadores". No obstante, señaló que los directivos de la empresa le manifestaron que están dispuestos a continuar con las negociaciones para llegar a un punto de acuerdo."Me parece importante que el gremio haya propuesto llevar este tema a la Justicia para que sea esta la que resuelva si el planteo que están realizando es legal o no", señaló sacerdote. También destacó luego los contactos que viene manteniendo con los sindicalistas y señaló: "No advierto que tengan un proyecto que tenga que ver con la violencia".Dijo: "Como Iglesia nos preocupa la paz social y dentro de este marco nos preocupa la grave situación por la que se encuentran atravesando los familiares de los trabajadores".Al respecto anunció que encomendó a las parroquias de la zona iniciar una campaña para habilitar comedores para brindar alimento a los hijos de los empleados que no perciben sus haberes desde hace más de dos meses. "Se está viviendo una situación de hambre y eso nos preocupa", sentenció el obispo.POSTURA CERRADAClaudio Colque, secretario adjunto del Sindicato del Azúcar, expresó que fueron a conciliación con la idea de encontrar una solución al conflicto. "Lamentablemente el ingenio está en una postura cerrada y por eso hemos planteado llevar este tema a la Justicia, pero tampoco lo aceptaron", dijo. Colque señaló: "Somos conscientes de que la paralización de la zafra está provocando un grave perjuicio al departamento, pero lo que la empresa propone con el cuarto turno es inaceptable".A su turno, el titular del gremio, Martín Olivera, indicó: "Nosotros no podemos firmar algo que va a implicar una reducción en el salario de las trabajadores". Y agregó: "Frente a la postura cerrada del ingenio, hemos planteados llevar este tema a la Justicia y que sea ese fuero el que resuelva esta cuestión". Consultado si levantarían el paro en caso de que la empresa acepte la propuesta, respondió en forma afirmativa.Por su parte, el asesor letrado del sindicato Enrique Wesneider explicó que con los turnos extras de los domingo y feriados, los trabajadores del ingenio perciben entre 38 y 40 jornales mensuales. Al tratarse de personas que trabajan seis meses al año, se esfuerzan al máximo para desarrollar esta tarea sin tomarse descanso. Con esos extras pueden capear los seis meses que no tienen trabajo.

Comentá la nota