Más de 850 obreros del pescado cooperativizados quedaron en la calle

Cristina Ledesma, titular del Soip, reparó en la dura situación que se vive en las fábricas portuarias como saldo de las medidas de fuerza. “Nuestra gente no tiene para soportar ni un día de paro”, sostuvo. En estos días esperan ayuda alimentaria y cobrar un subsidio
Ellos y ellas deberán esperar, en promedio, 60 días para comenzar a trabajar nuevamente. Solucionados los conflictos portuarios que paralizaron la actividad por más de 4 meses, los fileteros, peones y envasadoras aguardarán a que los buques salgan, pesquen, bajen los cajones y los lleven hasta las plantas de procesamiento. En el transcurso de los sucesivos paros, 850 obreros del pescado cooperativizados quedaron en la calle.

Son el último eslabón de la cadena productiva pesquera, pero también la más vulnerable. Según números del Ministerio de Trabajo de la Nación, el 78,4 por ciento de los trabajadores de tierra está en negro. Esta realidad quedó al descubierto con tantos días de paro: 80 días del reclamo de Simape, pero las interrupciones en las zarpadas de embarcaciones llevan más de 120. Sin embargo, era una realidad conocida y denunciada.

Cristina Ledesma, secretaria general del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado, dio cuenta de la crítica situación que atraviesa el sector en diálogo con El Atlántico. ¿Cómo se vivió este paro? “Para nosotros fue terrorífico, no hay palabras. Nuestra gente no tiene para soportar ni un día de paro”.

El peregrinar de los obreros y las obreras del pescado por la sede gremial de la calle 12 de octubre fue constante durante todo el conflicto. “Se acercaba muchísima gente al gremio. Compañeros despedidos, compañeros pidiéndote un bolsón de mercadería, una caja de leche, gente que no podía pagar el alquiler, gente que quedaba en la calle, gente que no podía pagar la luz, ni el gas”, describió Ledesma.

Enseguida, agradeció a las firmas Edea y Camuzzi: “Tuvieron en nuestros compañeros una prioridad para poder extender el pago de las boletas y no se les cortaran los servicios. Les solicitamos la ayuda y tuvimos una buena respuesta de parte de ellos”, señaló la dirigente.

Consultada por las consecuencias más inmediatas de los 120 días de conflicto en el puerto local, expresó: “Un promedio de 850 trabajadores quedaron en la calle despedidos. Es un número importantísimo y cada vez nos asustaba más porque eso iba en avance”.

Además, mencionó que persisten actualmente tres conflictos en el puerto: la planta tomada de Neptuno, donde se encuentra un grupo de casi 20 trabajadores; los 66 obreros de la cooperativa Leo Fish que este martes resistían ante una presunta orden de desalojo; y la cooperativa que trabajaba para Baldino, que suma casi 50 obreros.

Esos 850 trabajadores despedidos estaban todos en pseudos cooperativas portuarias, donde no había derecho laboral alguno y ahora han quedado sin posibilidad de reclamo de una indemnización acorde a la ley.

AYUDAS URGENTES

El reclamo por la registración laboral fue una constante de esta conducción. Sin embargo, hay necesidades urgentes que están siendo gestionadas: ayudas alimentarias y económicas para los obreros del sector.

“En un principio -expresó Ledesma- recibimos tres mil bolsones de mercadería. Este lunes recibimos otra parte importante también, un promedio para 2800 compañeros más, pero nos falta casi la mitad para completar y que se puedan llevar una bolsa de mercadería el total de nuestros compañeros del gremio”.

El Soip tiene un padrón de más de 10 mil fileteros, peones y envasadoras que desarrollan su labor en fábricas marplatenses: unos 4 mil están efectivizados y casi el doble, en negro.

“Los listados que tenemos entregados son para más de 10 mil compañeros. Lo que se empadronó, quienes vinieron a corroborar datos al gremio, son un promedio de 8 mil, pero sabemos que el número es mayor”, explicó la titular del gremio.

Por lo tanto, las gestiones de ayuda alimentaria son para los más de 10 mil trabajadores. El diálogo directo es con el Municipio -a través del intendente Gustavo Pulti o sus funcionarios-, pero los alimentos básicos bajan desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

En relación a la ayuda económica, la semana pasada el cuerpo de delegados del Sindicato estuvo en la Municipalidad para reclamar que el pago de 600 pesos -anunciado por única vez- sea al menos por tres meses y que alcance al total de los obreros, no sólo a los que están bajo relación de dependencia como se anunció desde el gobierno.

“El planteo en un principio era de 600 pesos por única vez, y lo que se ha planteado es que sea mínimo tres meses. Si bien ayer (por el lunes) se ha destrabado el conflicto del puerto que duró muchísimos días y meses, para nosotros no es inmediato el trabajo. Va a llevar demasiado tiempo: un promedio de 60 días como mínimo”, sostuvo Ledesma.

El trabajo en negro en las plantas portuarias, explicó la dirigente, “no es novedad para nadie”. “No es novedad la cantidad de trabajadores en negro porque nosotros hace dos años que venimos denunciando y trabajando en la registración, hemos logrado la registración de algunos compañeros. Y seguiremos avanzando y profundizando en el tema”, sumó.

“Antes podían decir que no teníamos el padrón, pero ahora tenemos los datos fehacientes de cuántas cooperativas hay, cuáles son, y cuántos trabajadores hay en cada una”, aseveró la titular del Soip, a la espera de respuestas estatales.

Coment� la nota