Los sueldos municipales son una variable de ajuste

Los sueldos municipales son una variable de ajuste
Los incrementos de los empleados de la comuna local no deben salir "moviendo" partidas, sino tomando la administración en conjunto y cerrando las canillas abiertas. El actual sueldo de la familia de los municipales no alcanza en algunos casos para cubrir los gastos mínimos
Si debiéramos describir la actual situación con respecto a la administración comunal, podríamos indicar que es similar al red de agua. Las bombas envían 14 millones de litros a la tanque central de calle 42 y 23, pero luego cuando se distribuye a las más de siete mil viviendas buena parte del vital líquido se pierde en el camino por las grietas de los caños.

Cadena de mando

En la Municipalidad de Colón hace mucho tiempo que se rompió la cadena de mando y se esta convirtiendo en un gigante con una cabeza pequeña y movimiento amorfos. Sería ante este panorama un control serio y que ninguna canilla quede abierta. La obra pública municipal no existe a pesar del dinero que llega desde la Provincia de Buenos Aires y la Nación (por distintos canales). Algunos casos inexplicables Si vamos a algunos movimientos administrativos los mismos son inexplicables desde el sentido común. Se gasta miles de pesos por cada día debido a que se levantó a destiempo el asfalto en barrio Belgrano y 9 de Julio. Los vecinos protestaron y se debió contratar regadores privados.

Se determinó un plan de bacheo de calles que fue anunciado con bombos y platillos por funcionarios municipales. El anuncio se realizó en los primeros meses del 2012. Los arreglos duraron menos que el Carnaval de Colón (que cierra siempre a mediados de marzo). En los lugares que se realizaron los trabajos, pocos meses después se harán cien cuadras de pavimento. Ninguna administración sería resistiría este desmanejo.

Se paga 75 mil pesos por la presencia del conjunto musical "Los Palmeras" para un selecto público que se dio cuenta a última hora que el conjunto santafesino actuaba. En el 2012 se habla de gastos superiores y solamente actuaron conjuntos locales. Nadie explica como se gasta y que criterio se sigue. También se indica que los gastos en combustibles (aceite, nafta y gas-oil) son siderales, pero se señala que no existe un control seguro sobre los recorridos de los vehículos (comunales, policiales).

En el mismo sentido, existe otro ejemplo de desidia que muchos colonenses observan. Se ven cuadrillas (tercerizadas) que pintan las sendas peatonales que por no usar la pintura correcta a las pocas horas quedan "borradas". Un grano con pus en esta administración son las cloacas. Se gastó miles de pesos en la planta depura- dora y la misma no funciona contaminando a media región. ¿Que criterio se uso?Otro ejemplo son algunas pérdidas en la red de agua que ya fueron arregladas en los últimos años varias veces y los parches duran unas pocas semanas.

Un último ejemplo es el arreglo de los caminos. Están mal abovedados y además como la perla negra se encuentra el arreglo de la extensión del boulevar 50 en el puente del Hospital. Se hizo un gran movimiento de tierra que costo horas hombres, desgaste de maquinaria, combustibles etc, y si llueve dos gotas no se puede pasar. Pero para observar la ineficacia comunal solo hay que pararse al borde de la Ruta Nº8 y un niño de 10 años se dará cuenta de la pronunciada pendiente y lo inútil que fue todo el trabajo llevado adelante. En estas deficiencias se va el Presupuesto Municipal. Si se puede

Uno de los reclamos que lleva años es la devolución del tres por ciento de antiguedad en los sueldos y donde se conseguiría una apetecible mejora. En todo este fandango el ajuste económico es siempre para el empleado municipal. Si se trabaja, se tiene un poco (solo un poco) de lucidez los sueldos comunales se pueden mejorar, no solo trasladando partidas de un lado a otro, sino tomando a toda la administración comunal como un solo conjunto, como una sola empresa...

Todo vuelve

Cabe destacar que se debe tener en cuenta que un aumento a los 500 empleados municipales es una inyección de dinero genuina al mercado local y sobre todo a los comercios de barrios (despensas, verdulerías, pequeños supermercados) que vuelven al erario municipal en el pago de Tasas. La metodología es una forma de aplicar al consumo interno.

Por último, el nudo gordiano en el municipio es una reforma moderna de los tributos que recauda que sea progresista y de acuerdo a los cambios que hubo en el sistema productivo del partido de Colón en los últimos diez años y permitiría un mayor ingreso genuino de divisas. Ya se perdieron muchos años y sería bueno que de una vez por todas se empezara a trabajar seriamente.

Comentá la nota