“Hay crisis porque se pesca pero no se está trabajando en tierra”

“Hay crisis porque se pesca pero no se está trabajando en tierra”

Lo advirtieron referentes del Centro de Patrones, al analizar el complejo escenario que atraviesa a la flota fresquera del Puerto local. “Esta desocupación que tenemos es porque se trabaja muy poco en las plantas. Si no tenés pescado para laburar, en tres o cuatro meses te fundís”, señalaron.

Referentes del Centro de Patrones insistieron en su preocupación por el faltante de trabajo en tierra que atraviesa al Puerto de Mar del Plata, al brindar su mirada sobre el complejo presente que arrastra la flota fresquera.

“Hoy hay crisis porque el pescado se pesca, pero no se trabaja en tierra. Se debería trabajar mejor en tierra para que haya más movimiento de trabajo”, sostuvo el delegado del sindicato, Mario Galano, quien afirmó: “Esta desocupación que tenemos es porque se trabaja muy poco en las plantas. Si no tenés pescado para laburar, en tres o cuatro meses te fundís”.

El representante gremial reconoció que la actividad presenta una merma sostenida durante “los últimos seis o siete años”, y dijo que en el 2017 “gracias a Dios” el langostino pudo “salvar” a muchos barcos porque sino habría una “crisis mucho más profunda”.

En diálogo con El Marplatense, Galano no reconoció un panorama crítico en la flota potera, pero sí advirtió que en los fresqueros se registra un “bajante” de los barcos. “Seguramente se van a ir para Rawson, como pasó el año pasado. En pleno invierno se fueron 77 y toda la gente se quedó en el aire y por eso hubo que pedir ayuda a Provincia”, recordó.

“Cuando hablamos de los fresqueros, deberíamos apuntar un poco más a las fábricas de fileteado. Nos quedamos en el tiempo, porque le damos bolilla a los barcos, al Puerto, y no le damos importancia a lo que significa el valor agregado en una planta de filete“, consideró.

En este aspecto, el delegado del Centro de Patrones señaló que los congeladores “dan muy poco trabajo en tierra” ya que la labor principal se vincula con productos manufacturados que se exportan en forma directa.  “Realmente da mano de obra en tierra son los fresqueros, el pescado que vos venís para trabajar en la planta. Y el Gobierno nacional debería apuntar ahí, a las conserveras, darle más oxígeno cuando está el pescado acá”, insistió.

A ello, Galano sumó los inconvenientes que atraviesan los barcos por los altos costos: “Los fresqueros hacen dos o tres viajes por mes pero no es así todos los meses. Y después tenes el precio del pescado que es muy variable y los gastos que son terribles, tanto de combustibles como para preparar un barco. Capaz cuando venís con el barco cargado no superás esos gastos. Entonces los gastos te comen la bodega”.

Coment� la nota