Empleados de Estaciones de Servicio rechazan el autodespacho de combustibles

Empleados de Estaciones de Servicio rechazan el autodespacho de combustibles

Luego de que a través de este medio se anunciara la existencia de un proyecto avanzado del gobierno para permitir el autoexpendio de naftas, agrupaciones gremiales alertan sobre el peligro de manipular un producto “altamente inflamable”.

Tal como lo adelantara surtidores.com.ar, el Gobierno estaría evaluando la decisión de aprobar el sistema de autoservicio en todo en el país. El anuncio sería confirmado próximamente por la Secretaría de Energía de la Nación.

Sin embargo, ante estas versiones, desde algunos sectores del gremio ya elevaron las alertas no solamente contra lo que los sindicalistas interpretan como una flexibilización laboral de hecho, sino en contra de las consecuencias que advierten puede haber con una manipulación errónea de los hidrocarburos.

“Estamos en contra y vamos a accionar ante las autoridades para que la ley que en la Provincia de Buenos Aires prohíbe esta operatoria desde hace diez años, se extienda a todo el país”, dijo a este medio, el Secretario General del Sindicato de trabajadores de Estaciones de Servicio de la Provincia de Santa Fe, Ismael Marcón.

Recordó que “mientras seguimos luchando contra posibles despidos y suspensiones, tenemos que enfrentar esta operación que no solamente atenta contra nuestra fuente laboral, sino que perjudica la salud pública y el medioambiente”.

Agregó que “si el gobierno quiere reducir los costos, entonces que baje los impuestos que cobra sobre cada litro de nafta para que la presión sobre la cadena de comercialización sea menor y no responsabilice a los trabajadores por los costos de mantenimiento del negocio”.

En sintonía, Guillermo Borelli, Secretario General de Sinpecor, expresó la preocupación del gremio frente al avance de una resolución para habilitar el autoservicio de combustible.

Borelli manifestó el interés de Sinpecor por facilitar que el mundo del trabajo incorpore los cambios tecnológicos sin que ello redunde en un perjuicio para los trabajadores. En este sentido, afirmó que «no podemos negarnos a la tecnología«, pero al mismo tiempo hay que entender que esta no es una solución mágica a todos los problemas. Hay innumerables aspectos en que las personas son irreemplazables, porque por ejemplo «una máquina no te va a saludar ni te va a responder dudas como un playero».

Además, evaluó, es un error pensar que la tecnología solo viene a abaratar costos, sino que incluso puede generar otros gastos y requerir de mayor capital humano.  “La apuesta debe perseguir el avance tecnológico al tiempo que se capacite a los trabajadores para responder a las demandas de un mercado cambiante”, señaló.

Coment� la nota