Gremios y una disputa por varios millones

Gremios y una disputa por varios millones
Empleados de call center fueron autorizados a tener su propio gremio. Hasta ahora estaban en Comercio, que no quiere dejarlos.

Los trabajadores de call centers han logrado que les otorguen personería gremial para tener su propio convenio de trabajo. Y la medida trajo polémica.

De inmediato, la Asociación Gremial de Empleados de Comercio de Córdoba anunció que se apresta a dar batalla para retener bajo su convenio a los 23 mil trabajadores de call center que hay en Córdoba. Es decir, no reconoce la resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación, que le otorgó personería gremial a la Asociación de Trabajadores de Centros de Contacto y Afines de Córdoba.

El titular del gremio mercantil, Pablo Chacón, enojado con la decisión de la cartera que preside Carlos Tomada, anunció inclusive a este diario que se va del kirchnerismo. “Nos están corriendo”, reprochó. Deslizó que a nivel nacional podría sumarse al espacio político que encabeza Sergio Massa.

Desde que se expandió hace 12 años la actividad de los call centers –que tuvo a Córdoba como principal centro–, el gremio de Comercio de Córdoba acordó con los empresarios del sector un convenio de rama para esos teleoperadores, bajo el convenio general mercantil.

Según la Cámara Argentina de Centros de Contacto que preside el cordobés Marcelo Cid, en la ciudad de Córdoba hay 23 mil empleados de call center . De ese total, sólo entre 800 y 1.000 están afiliados al gremio mercantil, según admitió su secretario general, Pablo Chacón. Es decir que los afiliados representan tan sólo el 4,3 por ciento del total.

El nuevo sindicato que acaba de reconocer el ministro Tomada, por resolución 479 del pasado 31 de mayo, cuenta con 3.500 afiliados, según aseguró Walter Franzone. El gremialista exhibió a este diario los padrones correspondientes presentados ante Trabajo.

Chacón anticipó que la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios que comanda Armando Cavalieri, impugnará la resolución y apelará ante la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, único organismo judicial que puede revisar la actuación de la cartera laboral, previo a la Corte Suprema de la Nación.

Una de los aspectos centrales que está en juego es un monto millonario que resulta de los aportes que realizan los trabajadores de call centers por el uso del convenio de Comercio. El gremio mercantil les descuenta mensualmente a cada empleado 2,5 por ciento de su sueldo. Dos por ciento queda en el sindicato de Córdoba –en promedio 91 pesos mensuales por trabajador– y 0,5 por ciento (22,77 pesos) los embolsa la Federación. En total son 2.616.710 pesos mensuales y 31.400.520 pesos anuales.

Casi todos los gremios del sector privado realizan un descuento por el uso del convenio pero, a diferencia de lo que ocurre con los empleados de los call center , en otros sindicatos la mayoría de los trabajadores están afiliados y obtienen contraprestaciones.

Además de lo que se cobra por el uso del convenio, el pasado 22 de mayo, al negociar la paritaria, la Federación de Comercio logró homologar un acuerdo por el cual los mercantiles de todo el país deberán aportar a su obra social (Osecac) 50 pesos mensuales extras “para garantizar el normal funcionamiento del sistema”. El convenio está firmado por el apoderado de la Federación, Alberto Tomassone, e incluye en el artículo 14 esa contribución de carácter “extraordinario”, pero no precisa el plazo por el cual se extenderá. En el caso de los empleados de los call center de Córdoba, ese aporte vigente desde junio, representa 1.150.000 pesos mensuales, usen o no Osecac.

Si se suma el nuevo aporte de los mercantiles a Osecac, el monto total que aportarán los empleados de los call suma anualmente 45.200.520.

Hasta que no se firme un nuevo convenio para el sector de los call , Comercio continuará percibiendo los aportes. Franzone admite que el nuevo contrato colectivo que se firme también incluirá un aporte para ese fin, pero prometió que será menor al mercantil.

Desde el nuevo sindicato cuestionan a Chacón por “no haber defendido nunca” a los trabajadores de esa actividad y le reprochan que su único interés pasa por los aportes que percibe por el uso del convenio. “Si Chacón nos hubiera representado medianamente bien, nosotros no tendríamos razón de existir”, afirma Franzone.

Desde la Cámara Argentina de Centros de Contactos se limitaron a señalar que respetarán lo que decida el Ministerio de Trabajo o la Justicia y le dieron la bienvenida al nuevo gremio.

Los empresarios del sector sostienen por lo bajo que, aunque mantienen una muy buena relación con Chacón, prefieren contar con un sindicato específico para tratar la problemática de la actividad que, dicen, resulta difícil debatir con un gremio con tantos afiliados. Descuentan que aunque el flamante gremio planteará reivindicaciones para los empleados del sector, lo fundamental es que podrán discutir con un sindicato específico un nuevo convenio que sea beneficioso para las partes.

Más allá de la apelación que realice la Federación de Comercio, el nuevo gremio que tiene como representante legal a Luciano Ciaravino –hijo del jefe de Gabinete del Ministerio de Trabajo de la Nación– ya les solicitó a la Cámara empresaria y a la cartera laboral que convoquen a realizar el nuevo convenio para los empleados de los call.

Para Chacón, los call deben permanecer en su gremio porque “su actividad principal es la venta de servicios”. Afirma que todo el procedimiento en el Ministerio de Trabajo es “incorrecto” y descree del número de afiliados que dice tener el gremio. No obstante, en los considerandos de la resolución 479 que otorga la personería a la asociación de los call se señala que “en la audiencia realizada el 27 de noviembre de 2012, el apoderado del gremio de Comercio se retiró sin exhibir documentación alguna para probar su afiliación cotizante”.

El gremialista mercantil interpreta que aunque Trabajo haya otorgado personería al nuevo gremio, esa decisión no implica el desplazamiento de Comercio. La pelea, que se trasladó a la política, recién comienza.

¿Qué pasa?

Convenio. El convenio colectivo de trabajo es un tipo peculiar de contrato celebrado entre un sindicato o grupo de sindicatos y uno o varios empleadores. Regula todos los aspectos de la relación laboral (salarios, jornada, descansos, vacaciones, licencias, condiciones de trabajo, régimen de despidos).

Comercio y call. El gremio de Comercio de Córdoba firmó un convenio con las empresas de call center para que esa actividad esté bajo la órbita del sindicato mercantil, con un convenio específico. Comercio, como la mayoría de los gremios, les cobra a todos los trabajadores de los call –afiliados o no– una suerte de royalty por usar el convenio.

Puntos de Vista

Walter Franzone, Titular del Gremio de Call Center. “Ningún compañero de call center quiere estar hoy bajo el convenio de Comercio, ni en Córdoba ni en el país, porque nunca hubo una representación gremial como correspondía. Luego de tener 12 años, la actividad Comercio comenzó a colocar delegados porque sabían que tendríamos la personería. Paulatinamente, vamos a mejorar esta actividad”.

Pablo Chacón, Titular del Gremio de Comercio. “Apelaremos la personería a esta asociación de call center porque todo el procedimiento del Ministerio de Trabajo es incorrecto. Creemos que los call deben estar bajo el convenio de Comercio porque la actividad principal es venta de servicios. El Gobierno nacional, con las decisiones que está tomando con el movimiento obrero, nos está corriendo”.

Coment� la nota