Con guiño a Jalil, asumieron formalmente las autoridades de las 62 organizaciones

Con guiño a Jalil, asumieron formalmente las autoridades de las 62 organizaciones

Se destacó el trabajo de Lucía Corpacci pero se quejaron por la falta de participación.Arrancó la nueva conducción de las 62 organizaciones peronistas con la fórmula González-Rodríguez.

Ayer inició formalmente un nuevo ciclo de las 62 Organizaciones Peronistas puesto que se dieron los certificados a las flamantes autoridades del brazo político dentro del movimiento sindical. Para el caso, asumió como secretario general el mercantil Roberto González, quien está acompañado por Inés Rodríguez (del Sindicato de Empleados Legislativos). 

Fue en la oportunidad donde el flamante conductor de las 62 hizo un fuerte guiño al intendente de la Capital, Raúl Jalil. Si bien no se desconoció la imagen política de la mandataria Lucía Corpacci, hubo quejas. Según esgrimió, por la falta de participación. 

En primer lugar, el sindicalista mercantil recordó que la elección de autoridades se inició en diciembre y que el 10 de ese mes, en la sede de la Confederación General del Trabajo “se proclamó la dirección directiva de las 62 organizaciones donde, con la compañera Inés, somos autoridades”.

También se refirió al planteo interno que realizó la lista Azul y Blanca que desconocía el proceso electivo. En este orden, invitó “a otros compañeros que no se sumaron todavía, que dicen que no los invitaron pero son solo excusas”. Sucede que “el movimiento obrero tiene que dar la imagen de unidad para que nos puedan respetar los políticos”.

En este orden de ideas, evaluó que para el arco político “parece que somos los peores enemigos; no nos dan el derecho a nosotros que somos la columna vertebral del movimiento nacional justicialista y no nos dan ese espacio”. González rescató la apertura de delegaciones de la central obrera en los departamentos. 

¿Por qué lo mencionó? Porque esto le permitirá “tener pie en todos lados, para ofrecer en cada lugar (candidatos a) concejales, intendentes, que pueden ser de extracción sindical”. Sobre este eje indagó: “¿Quién más que nosotros que nos eligen -no como- los políticos que vienen puestos por el dedo?”.

Así, apuntó a la dirigencia política dudando sobre el respaldo que posee, “excepto la Gobernadora y el intendente y futuro gobernador de nuestra provincia como es el licenciado Raúl Jalil”. 

En tanto, reiteró la interna con la línea Celeste y Blanca: “Algunos nos cuestionaban que no los invitamos pero estaban todos invitados, son excusas, queda abierto el espacio para todo aquellos que se quieran sumar a esta propuesta que encaramos junto a Inés”. 

Por su parte, la sindicalista de los empleados legislativos también invitó “a los demás compañeros para que se sumen” ya que “la unión hace la fuerza”. En este sentido remarcó que “cuando vean que estamos todos unidos los trabajadores” se podrá “pedir los espacios que le corresponden a las 62 organizaciones, poder entrar al partido y hacer valer los espacios”.

En la oportunidad una participante de la audiencia rescató que “no acompaño a Raúl Jalil”. “Yo no lo voy a acompañar a él en esta política. Él conmigo no va, a Lucía sí la acompaño”, dijo. 

Rápidamente González tomó la palabra y le señaló que “se puede dar cuenta que el movimiento obrero no es escuchado por este gobierno”. “Nuestra Gobernadora hizo muchas cosas pero faltan muchas más, en estos momentos no tenemos participación”, remarcó.

Además, reseñó que algunas cuestiones fueron planteadas por su persona y por Leonardo Burgos a la Mandataria “y no hemos sido escuchados”. “Somos los únicos que pedimos los $5000 o un bolsón de navidad y un Gobierno que se dice peronista tiene que darlo, no tienen sensibilidad, eso es lo que más duele, que al movimiento obrero no lo tiene en cuenta. Somos peronistas y queremos que esto cambie”, concluyó.

Coment� la nota