Lujan: el líder del gremio de municipales, denunciado por violencia de género, también quiso agredir a un abogado ciego

Lujan: el líder del gremio de municipales, denunciado por violencia de género, también quiso agredir a un abogado ciego

Santiago Vera, titular del Sindicato de Trabajadores Municipales de Luján, fuera de sí arremetió contra Sergio Reinante, reconocido abogado del ámbito gremial además de trabajador municipal.

Vera también fue denunciado por violencia de género por cuatro mujeres diferentes, algunas ni siquiera tienen trato entre sí ni trabajan en las mismas dependencias, pero las une un denominador común: la denuncia en sede judicial en contra de este secretario General que tiene varios antecedentes, muchos de ellos con registro audiovisual.

Según fuentes sindicales, "golpeó a uno de los jefes del Taller Municipal 1 y lo amenazó de muerte, pero en ese momento solo le dieron un apercibimiento en la Municipalidad porque en aquel entonces el secretario general del gremio era Enrique Peñalba, su suegro, con el que ahora también está peleado porque discutieron por el manejo de la los créditos de la financiera con la que opera el gremio".

Sobre Santiago Vera pesan varias denuncias por violencia de género, y su estabilidad como secretario General de los municipales es cuanto menos endeble. Incluso Vera "le pidió la escupidera a algunos" referentes políticos, "pero se hicieron los boludos y le dijeron que tiene que resolver sus quilombos él solito". Incluso este secretario General que según las denuncias arremete contra las afiliadas a su espacio diciéndoles "no te arranco la cabeza porque sos mujer, con el puño en alto y arrinconándolas", también habría pedido a la federación que los aglutina "que le tiren una soga, pero también se abrieron de gamba, diciéndole que esas cosas las tenía que resolver en Luján", y en referencia a este punto la comisión de Violencia de Género de esta Federación sindical hasta el momento no se expidió ni siquiera con un comunicado para la prensa ante semejante escándalo, siendo que deberían velar por la seguridad y la salud de las mujeres, las que según las denuncias penales ponen a Vera en el ojo de la tormenta.

Lo que también llama la atención, es que en lugar de llamarse a silencio, Santiago Vera a través de algunos medios de comunicación en plena campaña política y de cara a las elecciones, pretende sacarse el lazo de encima, e "hizo firmar a algunos delegados y algunos de la comisión interna un comunicado" de por sí muy escueto, quizás para zafar, pero Vera junto a los firmantes de ese escrito no hacen màs que ratificar la peculiar manera que tiene de actuar con violencia, arrimándose cada vez más al borde de una cornisa, pudiendo incluso ser expulsado de su gremio.

Otra cosa que pretendió el violento Vera, fue hacer una reunión de comisión en la que buscó separar del cargo a Gabriela Pino, su secretaria adjunta, una de las mujeres que denunció violencia de género. Pero esa manganeta no es válida, ya que en todo caso para tal fin "Vera tendría que haber convocado en tiempo y forma a una Asamblea Extraordinaria, y con la presencia de todos los afiliados la cuestión debería haber sido propuesta y votada. Y solo con la mitad mas uno de los votos podría remover a Pino", pero no fue así. Por lo tanto la reunión entre cuatro paredes con algunos delegados afines a sus prácticas cayó en saco roto.

Por el momento Vera está contra las cuerdas, la justicia deberá llamar a declarar a los testigos de diferentes actos de violencia verbal y/o física. Por lo que veremos qué sucede y qué dice Vera al final de todo esto. Pero, además, va a ser muy interesante conocer qué postura toma cada referente político, cada candidato con relación a este asunto, porque ante la violencia de género abiertamente tienen que decir de qué lado están.

Coment� la nota