La Serenísima cierra otra planta y podría trasladar personal desde Córdoba a la Provincia de Buenos Aires

La Serenísima cierra otra planta y podría trasladar personal desde Córdoba a la Provincia de Buenos Aires

Luego de operar durante meses con el mínimo nivel de producción histórica, y de intentar despedir obreros, la compañía decidió que el 30 de noviembre cerrará la planta de Las Varillas, en Córdoba. La opción de los empleados puede ser trasladarse a Trenque Lauquen, en la provincia de Buenos Aires.

La Serenísima es la empresa láctea más importante del país. Con más de 85 años de historia y con cinco plantas de clasificación (Junín, Las Varillas, Mercedes, 9 de Julio y Trenque Lauquen) y siete elaboradoras, la compañía ahora puso fin a la planta clasificadora que tiene en Las Varillas, Córdoba.

La fábrica encargada de clasificar la materia prima que proviene de los tambos en la zona de Córdoba bajará definitivamente sus persianas el próximo 30 de noviembre, luego de un período de agonía de varios meses.

La empresa, de capitales nacionales, que procesa cerca de tres millones de litros diarios y que exporta a Estados Unidos, Chile, Rusia, México, Argelia, entre otros países, luego de alcanzar el nivel mínimo de producción histórico en su planta de Las Varillas, y ante la imposibilidad de despedir obreros el año pasado, decidió finalmente clausurar sus instalaciones.

Desde La Serenísima, informaron que a los empleados se les ofreció la indemnización o el traslado a las plantas de Canals, en el sur de Córdoba, o bien a Trenque Lauquen, en la provincia de Buenos Aires.

Info BLANCO SOBRE NEGRO dialogó con Damián Oggero, empleado de La Serenísima en Las Varillas y uno de los notificados del cierre de la misma: “Hace 13 años que trabajo para la compañía láctea. Mis primeros cuatro años lo hice en una empresa tercerizada que prestaba servicios. Los últimos nueve años los trabajé como obrero de la fábrica. Realmente, es muy triste y doloroso lo que está ocurriendo con nuestra fuente de trabajo”, explicó Oggero, que además es miembro de ATILRA, el sindicato de los empleados lácteos.

Con la decisión empresarial de cerrar la fábrica quedarían en la calle 18 familias: “Los directivos nos ofrecieron la indemnización o el traslado hacia otras sucursales. Las alternativas son: Villa Mercedes (San Luis), Canals (Córdoba) y Trenque Lauquen. Actualmente, los trabajadores están evaluando qué opción elegir”.

De esta manera, la compañía láctea fundada en 1929 por Antonino Mastellone, que debe su nombre a una escuadrilla de aviones que durante la Primera Guerra Mundial sobrevoló Viena, está sufriendo una reestructuración apremiada por la crisis económica y las inundaciones que afectaron a gran parte del país.

Coment� la nota