Vendedores de Playa y el trasfondo político disfrazado de reclamo laboral

Vendedores de Playa y el trasfondo político disfrazado de reclamo laboral

Nadie puede negarle a un par la posibilidad de trabajar si es algo que depende de apenas unos permisos y reglamentos como en cualquier labor de temporada. Detrás de esta premisa cuasi ética, Ochoa y no más de cinco personas comenzaron el año jugando sucio para la oposición en el partido de La Costa y reclamaron con métodos que hasta llamaron al escrache, permisos para operar los puestos de venta playera que perdieron por incumplimientos y falta reiterada de pago.

Sin medias tintas, Ochoa hasta difundió el domicilio en el cual vive el recientemente electo intendente Cristian Cardozo convocando a vendedores a reclamar allí y no en el municipio como debería ser.

“La venta de playa se manejaba por concesión, Juan Pablo de Jesús (ex intendente y actual diputado) decidió que sea para todos, lo reglamentó mediante una ordenanza y no hay dos facciones de vendedores ya que somos todos uno”, dejaron trascender ante este medio.

Ochoa llevaba 5 años de incumplimientos y además se presentó a reclamar un lugar con la temporada en marcha y con la exigencia de que para tener lugar, otro que responsablemente siguió las normativas, deba esperar al verano entrante y se quede sin trabajo en este.

“No hay necesidad, hay agitación violenta y juega para la oposición”, afirman desde la Asociación de Vendedores de Playa de zona sur del Partido de La Costa.

En tanto esperan que los desmanejos de Ochoa queden identificados y separados de la manera de trabajar y asociarse que ya los identifica.

Comentá la nota