El paro nacional docente tuvo poca adhesión en la provincia

El paro nacional docente tuvo poca adhesión en la provincia

El Gobierno provincial dijo que hubo un 8 por ciento de acatamiento. Desde la ADP, Patricia Argañaraz, dijo que el ausentismo trepó al 50%. Lo cierto es que ayer hubo clases como un día normal.

El paro nacional convocado por CTERA para ayer y hoy adolesció en Salta de la convocatoria que tuvo a nivel nacional. Fue evidente que la medida de fuerza organizada por la Asociación Docente Provincial (ADP), encolumnada con CTERA, no despertó grandes expectativas en las escuelas de la provincia.

Las escuelas salteñas estuvieron plagas de gritos y juegos de los niños y se puede llegar a decir que el paro no se sintió en las instituciones escolares.

Muchos de los docentes aseguraron que la amenaza del descuento de los días no trabajados, por parte del Gobierno provincial, fue contundente a la hora de definir realizar o no la medida por parte de los trabajadores de la educación.

Otro argumento es que "las paritarias ya fueron cerradas" y que la negociación ya concluyó.

Es por eso que no ven en la realidad cercana alguna razón para realizar una huelga.

Reclamo a Macri

Sucede que la protesta se da en el marco de lo resuelto por el congreso nacional de CTERA ante el incumplimiento del Ministerio de Trabajo de la Nación de convocar a la paritaria nacional docente y frente a los techos salariales impuestos en algunas provincias o ante la falta de convocatoria.

A fines de febrero, los gremios docentes salteños y el Gobierno provincial firmaron un aumento de 16 por ciento, pagadero en dos cuotas de 10 y 6 por ciento, hasta mitad de año; con la promesa de reabrir la negociación. Los paros nacionales, quedaron para Salta, sin excusas posibles. Así fue que desde el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Provincia dijeron oficialmente que fue de 8,12 por ciento el porcentaje de trabajadores adheridos a la medida convocada en Buenos Aires.

En algunas fue más alto y en otras casi ni se lo sintió. En el caso de la escuela General Martín Miguel de Gemes, de avenida Belgrano, solo un docente, de los 52, se plegó a la medida de fuerza.

En los barrios fue algo dispar. En la escuela Monseñor Carlos Mariano Pérez, de Castañares, por la mañana pararon 17 de los 29 docentes. En el turno tarde no paró ninguno de los 24 maestros.

Los datos de ADP

Para la secretaria general de ADP, Patricia Argañaraz, la situación fue otra. Expuso que el 50 por ciento de los maestros adhirió a la medida de fuerza convocada por su sindicato.

Muchas maestras confirmaron que delegados de la ADP recorrieron las escuelas informando sobre las supuestas ideas del Gobierno nacional acerca de elevar a 65 años la edad jubilatoria para las maestras y el peligro de continuidad del denominado incentivo docente. En la misma bolsa llegaron a incluir el dictamen de la procuradora general de la Nación Gils Carbó sobre la improcedencia de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas salteñas.

Técnicas

Desde las oficinas locales de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) aclararon que ellos no convocaron a la medida de fuerza y que en consecuencia no tienen porcentaje de adhesiones.

Ayer estuvieron analizando lo consensuado en el congreso nacional de delegados realizado en Buenos Aires y decidieron aceptar por mandato la convocatoria al próximo paro nacional docente programado para el 21 y 22 de marzo.

Confrontación

"El ofrecimiento salarial del Gobierno es bochornoso", dijo el tesorero de la Asociación de Docentes de la UNSa (Adiunsa), Diego Maita.

En consecuencia hasta ayer al mediodía hablaban de un "aceptable" acatamiento de los docentes universitarios.

Ayer hubo bastante movimiento en el complejo de Castañares y se veía a gran cantidad de estudiantes, aunque no tantos docentes. El acatamiento fue dispar siempre según la facultad, siendo Humanidades la más combativa.

El viernes pasado hubo un congreso nacional de delegados aglutinados en la Conadu Histórica, en él desestimaron el ofrecimiento estatal y confirmaron la adhesión a las jornadas sin asistencia a los lugares de trabajo programadas para el 21 y 22 de marzo.

"Es insólito porque no hay porcentaje para el ciclo lectivo 2017. Nos ofrecieron el porcentaje de suba que brinda mes a mes el Indec, a mes vencido. Es indignante cómo bastardean a los docentes universitarios. Seguramente con estos planteos del gobierno de Mauricio Macri el escenario pinta para una confrontación creciente", confirmó el secretario general de Adiunsa, Jorge Ramírez.

Comentá la nota