La AEFIP agasajó a los jubilados del sector

“Intentamos tener un vínculo permanente con ellos", señaló Sebastián Más, secretario general de la seccional bahiense.

   Con una nutrida concurrencia de Bahía Blanca y la región, la seccional local de la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos (AEFIP) le realizó un merecido homenaje a los jubilados de la actividad.

    Organizado por la Comisión de Jubilados de la delegación bahiense que comanda Sebastián Más como secretario general, alrededor de 60 personas acudieron al almuerzo, que tuvo asado como plato principal.

   “Intentamos tener un vínculo permanente con ellos, porque nos dan una visión distinta de las cosas basada en su experiencia”, señaló Más, quien precisó que los jubilados mantienen los beneficios sociales del gremio.

   “Tienen la misma cobertura en hotelería; tienen a disposición un servicio jurídico que los asesora en cuestiones previsionales y pueden hacer uso de los bienes del sindicato, ya sea el predio o el salón para fiestas, como también de los convenios que firmamos”, agregó.

   Susana Magistrini, miembro de la comisión de Jubilados de la seccional Bahía Blanca, puede dar fe de la importancia que le otorga la comisión directiva a este grupo de ex trabajadores.

   “Con Mirta Almeno cumplimos la función de nexo entre la comisión de jubilados y los directivos del gremio para organizar este tipo de acontecimientos. Tratamos de juntarnos un par de veces por año. El Día del Jubilado es uno de ellos, pero en otra época del año organizamos algún que otro almuerzo. Y tenemos muy buena respuesta”, manifestó Magistrini, quien ya hace 19 años que no pertenece a la AFIP.

   Y agregó: “Salen muy lindas reuniones, porque conformamos un grupo ameno y unido, al que se suman jubilados de otras localidades pertenecientes a la delegación Bahía Blanca”. 

   Dice que prefieren los almuerzos, por una cuestión de comodidad.

   “De noche es más difícil mover a la gente de avanzada edad. Eramos alrededor de 60 en esta ocasión. Nos sentimos contenidos. Conozco muchos otros ámbitos de trabajo que uno se jubila y pierde el contacto con sus compañeros. Aquí tratamos de que eso no suceda y también intentamos estar atentos a problemáticas que surjan para dar una mano en lo que sea necesario. A veces hay gente sola, que se la puede ayudar de alguna manera”.

   Magistrini avala que son muchos los beneficios que tienen, aún después de pasar al sector pasivo.

   “Prácticamente no hay diferencia entre los activos y los pasivos, lo cual nos ayuda muchísimo. Por ejemplo, la delegación Bahía Blanca es bastante viajera. Procuramos aprovechar los viajes que organiza el gremio a nivel nacional y así hemos conocido muchos puntos turísticos del país a bajo costo”.

   Magistrini cuenta que se jubiló en 2006.

   “En el 2000 me acogí a un retiro voluntario que otorgó el gobierno de De la Rúa, pero no resultó lo esperado y recién en 2006 me pude jubilar. Yo no alcancé a trabajar en la actual AFIP, ya que cuando me retiré aún estaba en las instalaciones del ex Banco Hipotecario”.

   “Al poco tiempo la mamá de Hugo Alvarez (actual secretario adjunto de la Mesa Nacional de AEFIP) me pidió que la ayudara en esta integración con los jubilados y la verdad que me encantó, porque nos sentimos escuchados y valorados”, cerró.

Coment� la nota