Ahora denuncian el "vaciamiento" de la Subsecretaría de Adicciones

Ahora denuncian el

Los delegados de ATE sostuvieron que el área fue dejada de lado, sin recursos y sin funciones, y que las políticas de "prevención" quedan en manos del Ministerio de Seguridad que tiene una perspectiva meramente "punitiva" de la problemática.

El delegado de la Asociación Trabajadores del Estado, Federico Ignasewski, denunció el “vaciamiento” de la Subsecretaría de Adicciones de la provincia, ya que la repartición no cuenta con hojas para imprimir informes, no paga los pasajes para que los familiares visiten a los pacientes internados y tampoco tiene medios para trasladar a los pacientes que participan en talleres que forman parte de su tratamiento. Sostuvo que el área está siendo relegada y la política de prevención pasa a manos del Ministerio de Seguridad.

Además, el gremialista recordó que el subsecretario del área, Daniel Pignatta, que fue denunciado por maltrato a los empleados, continúa en su puesto y con el aval del ministro de Salud, Rubén Ojuez. En conferencia de prensa, el secretario general de ATE, Ricardo Araujo, dijo que en Adicciones “hay un desguace y una intención de desarmar” el sector que “perdió el 60% del personal, en una actitud deliberada de dejar de prestar funciones”. “Es un desmantelamiento y delegan el tratamiento de los adictos a una cuestión de seguridad”, planteó.

Ignasewski afirmó que no se remplazaron 19 trabajadores y profesionales que pidieron el pase a otra área. “Hay un vaciamiento también de los recursos económicos. Llevábamos adelante una supervisión y se le dejó de pagar al supervisor. Es elocuente la demostración de que no quieren llevar adelante el trabajo. Se dejó de lado el área educativa y preventiva que trabajaba con los colegios de la provincia”, describió.

El delegado recordó que el titular del SEDRONAR, Roberto Moro, “está en ese lugar en parte por ese trabajo que había sido diseñado durante su gestión” en la provincia. “Se lo dejó de lado directamente y hoy a las escuelas entra la Secretaría de Adicciones que depende de Seguridad. No solo no corresponde, porque no tienen una idea preventiva, es llevado adelante por personal que tiene una perspectiva punitiva y pensada desde un modelo jurídico ý ético y no desde los pacientes y la salud, sino que esa visión es un retroceso muy profundo, retrocedemos cuarenta años”, planteó.

“No podemos ser cómplices de esto. Es una situación que llevamos mucho tiempo en ponerle palabras porque sufrimos además situaciones de violencia, y que pareciera que tienen sentido y corolario en esta idea de que los compañeros se vayan y, en definitiva, con ese cascarón vacío después decir que no sirve y que no cumple ningún tipo de servicio para dejar el camino allanado a la secretaría que depende de Seguridad”, conjeturó. “Esto está pasando ahora, teníamos diferencias con la gestión anterior sobre la política pública, pero claramente no había una estrategia de vaciamiento”, aclaró.

Según Ignasewski, el vaciamiento se comprueba en que “los familiares que tienen un paciente internado en la comunidad terapéutica de Pico no tienen pasajes para ir a verlos cuando es parte del tratamiento”. “También se ve en lo cotidiano, no tenemos hojas para informes que tienen que ir a la justicia, Desarrollo Social o Violencia. Esas son cuestiones concretas, imagínense lo que pasa en lo más general, hay que llevar pacientes a un taller terapéutico o socio laboral y no tenemos con qué llevarlos”, añadió.

“Entonces claramente vemos que uno puede, desde el punto de vista teórico, armar la mejor idea de subsecretaría, pero en la práctica, lo están vaciando”, resumió. Por otra parte, el delegado cuestionó los anuncios del SEDRONAR de crear centros de internación cuando la Ley se Salud Mental, que ahora intentan reformar, establece que debe tenderse al tratamiento dentro de la sociedad y no al aislamiento de los pacientes. “Es un retroceso”, lamentó.

Maltrato

Por otra parte, en ATE contaron que no hubo novedades aún sobre la denuncia de hace un par de meses atrás por maltrato al personal de parte del subsecretario de Adicciones, Daniel Pignatta, una investigación que quedó en manos de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. “No es con el personal que se movilizó y está afiliado, porque Adicciones fue donde se peleó para el pase a planta (de los contratados), esto no tiene que ver con hacer foco en esos compañeros. La realidad es que violentó a un conjunto más general”, dijo Ignasewski,

Además, recordó que el ministro de Salud, Rubén Ojuez, no respondió al pedido de entrevista para analizar el caso. “Por lo menos hay una omisión y hay una clara responsabilidad de la situación. Hay un aval, sino saldría a despegarse o a corregir esa situación. Eso no pasó”, concluyó.

Comentá la nota