La Asociación Bancaria Seccional Tucumán determinó paro por 24 horas en los Bancos Santander Río y Supervielle

Mientras a nivel nacional se agudiza el conflicto paritario entre la Asociación Bancaria, el Ministerio de Trabajo de la Nación, el Banco Central y las cámaras que nuclean a las entidades financieras, durante la mañana de hoy la Seccional Tucumán de la Asociación Bancaria, llevó adelante medidas de fuerza para repudiar el reciente despido sin causa de una trabajadora con 14 de años de antigüedad. Por tal motivo, los dirigentes bancarios protestaron en la sede del Banco Supervielle, donde decidieron implementar un paro por 24 horas.

A través de su cuenta oficial de Facebook, desde La Bancaria Tucumán comunicaron la medida de fuerza: “Hoy PARO por 24 horas. Pedimos disculpas a los clientes del Banco, en especial a los jubilados pero no podemos permitir que nadie, en tiempos tan difíciles, quede sin su fuente laboral, y mucho menos, una compañera”, señalaron en su cuenta oficial.

En diálogo con Gremiales Tucumanas, el Secretario de Prensa de la Asociación Bancaria Seccional Tucumán, Hugo Ledesma, explicó el conflicto: “El Banco Supervielle es un banco que trabaja fundamentalmente con jubilados, y nosotros siempre hicimos hincapié en que es necesario dotar de mayor personal a las sucursales de este banco. Pero además de no atender nuestros pedidos, pareciera que desde la gerencia del banco ahora pretenden recortar personal despidiendo arbitrariamente una compañera, y nosotros no lo vamos a permitir porque como siempre sostenemos, cuando tocan a un trabajador bancario, nos tocan a todos”, puntualizó Ledesma.

Conflicto en Banco Santander Río

Además del paro dispuesto en el Banco Supervielle, desde la Seccional Tucumán de la Asociación Bancaria, determinaron implementar una medida similar en todas las sucursales del Banco Santander Río. En ese sentido Ledesma dio algunas precisiones: “Ayer hubo un principio de incendio en una sucursal del Banco Santander Río, y se puso en evidencia que en el lugar del hecho, no había garantías ni sistemas de seguridad tendientes a preservar la integridad física ni de los trabajadores ni de los clientes. Los responsables de la sucursal decidieron que se continúe con total normalidad la atención al público, exponiendo al personal y a los clientes. Por eso adoptamos esta medida de fuerza, exigiendo que todas las sucursales del Banco Santander Río cumplan con las normas de  seguridad correspondientes. No podemos permitirnos otro Cromagnon “, concluyó Ledesma.

Coment� la nota