Córdoba: La alimenticia Maní Mingo cerró sus puertas en Villa María

Córdoba: La alimenticia Maní Mingo cerró sus puertas en Villa María

La alimenticia Maní Mingo decidió cerrar sus puertas de manera sorpresiva y dejó, la semana pasada a 11 trabajadores sin empleo. Desde el Sindicato de la Alimentación (STIA) buscan que se vuelva atrás con la medida.

La alimenticia Maní Mingo decidió cerrar sus puertas la semana pasada, en Córdoba.

Así se dio cuando los trabajadores de la planta se encontraron con la empresa cerrada, el martes.

La situación se dio de manera sorpresiva, y desde el gremio marcaron su alerta.

Es que son 11 los trabajadores afectados por la decisión patronal, en la localidad de Villa María.

Ahora se espera que la patronal de marcha atrás con la medida y se reincorpore a los trabajadores.

Cierre sorpresivo

La alimenticia Maní Mingo decidió cerrar sorpresivamente en medio de la crisis que atraviesa gran parte del sector productivo del país por la crisis que provoca la pandemia de coronavirus.

Se trata de la alimenticia ubicada en calle Manuel Ocampo al 1400 de barrio Rivadavia.

Cerró la alimenticia Maní Mingo.

El martes pasado los 11 empleados de Maní Mingo se encontraron con las puertas cerradas del establecimiento sin ningún tipo de advertencia previa.

Desde la empresa familiar con 35 años de trayectoria les anunciaron de ese modo el fin de un ciclo de producción y empleo.

Tres décadas de empleo

Maní Mingo se dedicó durante más de tres décadas a seleccionar y procesar maní desde Villa María.

El mismo, que en su mayoría se exportaba e implicaba un crecimiento grande para la empresa.

Sin embargo, su propietario, Eduardo Simonetta, decidió cerrar sorpresivamente, según informó Radio Villa María.

Entre los empleados que quedaron sin trabajo este martes, hay algunos con antigüedades entre los seis y 29 años.

“Es lamentable el cierre de una fábrica emblemática de la ciudad”, dijo al medio radial el titular del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA), Fernando Páez.

“Tenían la esperanza de que se reactivara la economía», explicó el gremialista.

Sin embargo «últimamente no había ventas ni producción”, contó y agregó que la situación “tomó por sorpresa a los empleados”.

Aclaró además que no había sueldos atrasados y adelantó que los ahora desempleados tratan con el propietario la posibilidad de iniciar una cooperativa.

Comentá la nota